CHILPANCINGO, Gro., 27 de marzo de 2014.- En previsión de la proximidad de la temporada de lluvias, que eventualmente este año podría ser intensa, las autoridades municipales de esta capital iniciaron trabajos de desazolve y limpieza de las barrancas que atraviesan la zona urbana, para evitar que la acumulación de desechos pueda generar inundaciones en las partes bajas.

Luego de sostener una reunión de coordinación con los integrantes de la Dirección de Protección Civil, el alcalde Mario Moreno Arcos señaló que hace unos días se inició la limpieza en las barrancas que están embovedadas que son las de Tequimil, Tortolitas, Tonalapa y se está por iniciar en la de Huizachal, ubicada a un costado de la Unidad Académica de Economía de la Universidad Autónoma de Guerrero, en donde se levantará el concreto, con el fin desazolvar ese tramo que se encuentra prácticamente obstruido.

Aunado a ello, dijo el presidente municipal, se está trabajando en las barrancas que se encuentran al aire libre, como la de Chuchululuya y la San Miguelito, entre otras, mientras que en el caso de las alcantarillas se hace lo mismo, por lo que hay una estrecha coordinación entre Protección Civil que encabeza Alfredo Cuenca, y la Secretaría de Servicios Públicos, a cargo de Gregorio Arcos Vélez.

Moreno Arcos lamentó el hecho de que haya personas que constantemente utilizan las 52 barrancas que cruzan la ciudad para tirar basura y todo tipo de desperdicios, pues además de azolvarlas se convierten en un foco de infección para las familias que viven en las cercanías y representan un peligro en temporada de lluvias.

Un ejemplo de ello es la barranca de San Miguelito, de donde ha sacado toda clase de basura, incluso escombro, por lo que se han integrado comités con vecinos que viven junto a ellas, con el fin de que haya una mayor vigilancia.

El alcalde de la capital del estado señaló que las medidas de prevención ante la próxima temporada de lluvias “son de fundamental importancia para evitar hechos lamentables como los de septiembre del año pasado, pues no hay que olvidar que si las barrancas y las alcantarillas no hubieran estado limpias, los daños hubieran sido peores”.