CHILPANCINGO, Gro., 30 de diciembre de 2013. El alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos negó que la violencia esté desbordada en la ciudad, como lo denunció en su reporte de fin de año la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

La Coparmex a través de su dirigente, Jaime Nava Romero denunció la semana pasada que el secuestro y la extorsión se ha disparado en gran proporción en la capital del estado, por lo que el sector empresarial de Chilpancingo cerrará el 2013 con un asedio permanente de la delincuencia, lo que inhibe la actividad económica y propicia el cierra de negocios.

Cuestionado al respecto, el alcalde dijo que hasta el momento no tiene información que le permita establecer una estadística sobre la cantidad de casos que se han registrado.

Cuestionado sobre la incidencia de secuestros en la cabecera municipal, el alcalde señaló que ese es un tema que compete a la Procuraduría General de Justicia (PGJ), pero indicó que se ha platicado sobre el mismo con la dirigencia del sector empresarial.

“El tema lo hemos analizado con Coparmex, con ellos ya hemos implementado algunas estrategias, que ente otras cosas implica el reforzamiento de la vigilancia con la Policía del Estado, la federal y el propio ejército”, apuntó.

Moreno Arcos reconoció que en la demarcación hay problemas de inseguridad,  pero aseguró que se ha impulsado el trabajo conjunto con los gobiernos estatal y federal para abatirlos.