ACAPULCO, Gro., 31 de julio de 2014.- El gobernador Ángel Aguirre Rivero advirtió que no permitirá que personas que quieran erigirse como líderes de policías, politicen la liquidación de los uniformados, por lo que acordó al seno del Grupo de Coordinación Guerrero agilizar los trámites para finiquitar a quienes fueron dados de baja.

Aclaró que actualmente se está procediendo a la liquidación de los uniformados que no se presentaron o quienes fueron reprobados en las evaluaciones “o algunos casos por motivos de salud, hay gente que ya alcanzó la mayoría de edad, o que padecen de alguna enfermedad, que habrá que relevarlos mediante la liquidación y desde luego que las normas son muy claras, nosotros no podemos mostrarles los resultados de los exámenes de evaluación, es una política federal que tenemos que aplicarla y seguirla”.

Dijo que no permitirá que se detenga el proceso de depuración de la policía y en particular la de Acapulco para conformar el Mando Unico de seguridad pública, por lo que para agilizar el proceso de liquidación de los uniformados municipales que se encuentran en paro desde hace tres días, ya sostuvo una reunión con el Grupo de Coordinación Guerrero.

Expresó que no permitirá que se cometan injusticias en el proceso de liquidación de los policías municipales y adelantó que quienes se resistan a recibir su finiquito por el desempeño en la policía, éste será depositado en los tribunales para que hagan el cobro respectivo.

“No vamos a permitir que se politice, no vamos a permitir que algunos ahí se quieran erigir como líderes de la policía, nosotros nos vamos a ceñir en todo momento a los principios jurídicos y desde luego con base a lo que la ley laboral establece”, mencionó.