TIXTLA, Gro., 9 de diciembre de 2013.- A dos años de que Gabriel Echeverría de Jesús, estudiante de la Normal Rural de Ayotzinapa, fue asesinado a balazos por la policía durante el desalojo a la Autopista del Sol, sus padres denunciaron que sigue el hostigamiento policíaco contra la familia.

Durante la marcha conmemorativa que realizaron los normalistas este domingo 8 de diciembre, un presunto policía ministerial descendió de una patrulla de la Policía Preventiva y se acercó a la casa de la familia Echeverría, tomó varias fotografías y huyó cuando los familiares lo increparon.

“¿Por qué nos anda vigilando el gobierno?, le pedimos encarecidamente al gobernador que ya no nos estén hostigando de esa forma, no somos delincuentes, al contrario, los delincuentes son ellos”, expresó Gabriel Echeverría, padre del estudiante asesinado.

Reprochó que elementos encubiertos, presuntamente de la Policía Ministerial, se infiltraran en la marcha pacífica y guardia de honor que los estudiantes de Ayotzinapa montaron en su casa, para recordar a su hijo Gabriel Echeverría de Jesús.

“¿Qué les hicimos?, ¿por qué nos tratan así?”, cuestionó el padre de familia, cuyo hijo murió el 12 de diciembre del 2011 durante el desalojo de la Autopista del Sol, ante las ráfagas de los elementos policiacos.

Echeverría Huerta lanzó un mensaje al gobernador Ángel Aguirre Rivero: “Que no nos ande vigilando a nosotros, que vigilen a los delincuentes, que no sea cobarde”.

Por su parte, María Amadea de Jesús, madre de Gabriel Echeverría de Jesús, reprochó que a dos años del asesinato de su hijo, el crimen sigue impune.

Dijo que desde hace casi dos años no tienen ningún contacto o información por parte de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

“Lo que yo quiero es justicia para mi hijo, porque en dos años no se ha hecho nada, no es un animal al que mataron, era mi hijo”, exigió la madre del estudiante.