MÉXICO, DF. 9 de diciembre de 2014.- A pocos días de que concluya 2014, diversas comisiones especiales del Congreso de la Unión corren el peligro de recibir “carpetazo”.

 

Tal y como reseña el portal SinEmbargo, entre los temas que quedarían pendientes están la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero; la masacre en Tlatlaya, en el Estado de México; el desfalco de Oceanografía a Pemex; la falla estructural de la Línea 12 del Metro en el Distrito Federal; la controvertida licitación del tren bala México-Querétaro; la contaminación con químicos del Río Sonora y la construcción del nuevo aeropuerto de la capital del país, entre otras.

 

A partir del 15 de diciembre de forma oficial, pero en la práctica desde el 11 de diciembre, diputados y senadores harán maletas para disfrutar del periodo de receso de seis semanas que les otorga la Ley, hasta que inicie el nuevo periodo ordinario de sesiones el 1 de febrero de 2015, por lo que diversos legisladores consideraron que están en riesgo de morir de inanición por quedar en el abandono las diversas comisiones especiales y grupos de trabajo que se crearon poco tiempo después de que ocurrieran actos reprobables de la autoridad que indignaron a la opinión pública, “Puede haber la tentación de hacer morir de inanición a estas comisiones especiales, por falta de actividad o por falta de voluntad.

 

¿Qué es lo que dejarán en el tintero los diputados y senadores, por lo menos en lo que se refiere a las comisiones especiales? En primer lugar está la Comisión Especial de Seguimiento a las Investigaciones relacionadas con los hechos ocurridos en Iguala, Guerrero, a alumnos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa “Raúl Isidro Burgos”, creada el pasado 6 octubre de 2014.

 

Conforme a SinEmbargo, la Comisión es presidida por el Diputado Guillermo Anaya Llamas, del Partido Acción Nacional (PAN), fue concebida para apoyar la investigación realizada por la Procuraduría General de la República (PGR), hasta el momento ha sostenido diversas reuniones con los titulares de la PGR, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Amnistía Internacional (AI), y con el Gobernador de Guerrero con licencia, Ángel Aguirre Rivero, entre otros.

 

La Comisión formuló un reporte parcial que dejaron ver una serie de inconsistencias en las versiones de los hechos declaradas por la fiscalía estatal, la CNDH y los personajes consultados. No obstante, una de sus integrantes, la Diputada Lilia Aguilar Gil consideró que gran parte de estos avances fueron resultado de la presión pública y de los legisladores de izquierda que conforman la Comisión y no gracias a la voluntad política de los partidos mayoritarios.

 

“Además de que ha sido una comisión complicada a la que hemos tenido que ir empujando para que trabaje, para que cite a funcionarios, para que tenga una ruta clara, con el presidente al que respetamos mucho pero que no coincidimos con su forma de tratar este asunto”, indicó.

 

La legisladora sostuvo que el abandono no esperó al inicio del periodo vacacional, “me parece que inclusive ya está sucediendo”, indicó la integrante de la Comisión Especial que se creó para dar seguimiento al tema de la desaparición de normalistas en Ayotzinapa.

 

 

Leer más en SinEmbargo