CHILPANCINGO, Gro., 15 de septiembre de 2014.- Las denuncias por el retraso en la construcción de viviendas, escuelas, o reubicación de poblados son la constante en las zonas de Tierra Caliente, Montaña Alta y Centro.

Respecto de Chilpancingo, ubicado en la zona centro, la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu) informó que las mil cien casas que edifica en el fraccionamiento El Mirador, al sur de la capital, se entregarán, en una primera etapa en dos meses. Apenas se han construido unas 80.

Para la entrega de las viviendas a las familias damnificadas las autoridades proponen realizar un sorteo en el que participen quienes perdieron sus viviendas, quienes viven en zonas de alto riesgo y quienes se encuentran refugiados en un albergue.

En junio pasado, el presidente municipal, Mario Moreno Arcos y el delegado de la Sedatu, Héctor Vicario Castrejón, se comprometieron a entregar un primer paquete de casas, pero no cumplieron. Luego prometieron entregar las primeras 450 viviendas para el 15 de julio, y tampoco lo hicieron.

El 10 de agosto, Vicario Castrejón comunicó a los damnificados que para el día 30 del mismo mes entregarían las primeras 46 viviendas con todos los servicios de agua, drenaje y luz eléctrica. Tampoco se cumplió. Días después el delegado de la Sedatu, prometió nuevamente que sería el 14 de septiembre.

Este domingo, en un comunicado titulado Avanza la reconstrucción, Sedatu entrega casas en distintas regiones de Guerrero, se informó que la directora general de la coordinación de delegaciones, Sheila Ortega, encabezó la entrega de 151 viviendas y mil tarjetas con apoyos económicos para que familias de Tierra Caliente, Costa Grande, Montaña y zonas centro y norte, reparen los daños menores que tuvieron sus casas.

Suman mil 219 viviendas entregadas al día de hoy. Se espera que para el 16 de septiembre se tengan terminadas poco más de 2 mil 500 viviendas, sostuvo Sedatu. La dependencia ratifica que el último guerrerense afectado va a tener su casa como lo comprometió el gobierno de la República, concluyó.

Tanto Sedatu como el ayuntamiento de Chilpancingo han argumentando que hay retraso en los trabajos edificación de las viviendas, debido a que el 16 de agosto, un comando incursionó en El Mirador, en busca del encargado de la obra. Los pistoleros robaron a 15 trabajadores sus pertenencias. A partir del 1º de septiembre soldados del Ejército vigilan el desarrollo de las obras.

Según la Sedatu, de las mil cien casas que se construyen en El Mirador, 294 serán para los damnificados de la capital. Las restantes 806 corresponderán a habitantes de zonas de alto riesgo y las asentadas en 53 barrancas de Chilpancingo.

El dirigente de la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero, Nicolás Chávez Adame, aseguró que en los pueblos de San Vicente, Azinyahualco, Chautipan, y Rincón de Alaparrosa, las aguaceros destruyeron más de mil viviendas. el gobierno prometió que reubicaría a los dos primeros pueblos y no cumplió.

En el municipio de Tixtla, en la zona Centro, apenas se han edificado 15 de las 34 viviendas para las familias que viven en las inmediaciones de la Laguna Negra, que durante el paso de Manuel inundó casi la mitad de esta ciudad de cerca de 30 mil habitantes.

Durante una visita que realizó a Chilpancingo, el pasado 15 de agosto, el titular de la Sedatu, Jorge Carlos Ramírez Marín, reconoció que había atraso en la construcción y reconstrucción de viviendas. Precisó que hasta esa fecha se habían entregado unas mil 200 casas, y se esperaba que antes de finalizar el año se concluya la totalidad.

El funcionario federal indicó que se prevé para Guerrero la entrega de un total de 10 mil 683 casas, entre construcción, reconstrucción y reubicación vamos a un ritmo aproximado de 250 viviendas por semana, con la participación de 137 empresas, la mayoría de Guerrero, que han hecho obras grandes como La Pintada, El Capricho, Omitlán, subrayó en esa ocasión.

(Infomación de La Jornada)