CARACAS, Venezuela, 22 de junio de 2015.- La presidenta de Brasil Dilma Rousseff consideró que la intención de un grupo de senadores brasileños de visitar a responsables de actos violentos ocurridos en Venezuela en 2014 constituyó una afrenta a la soberanía venezolana.

Medios de prensa de Brasil, como el sitio digital Folha Politica, señalan que, según la mandataria, la comitiva liderada por el senador Aécio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña, puso una trampa al gobierno de Rousseff y protagonizaron una vergüenza para el gigante suramericano.

La jefa de Estado consideró como una intromisión en los asuntos internos de Venezuela la intención de los senadores de reunirse con personas que permanecen encarceladas por realizar llamados a la violencia durante protestas opositoras contra el gobierno de Nicolás Maduro, las cuales provocaron 43 muertes en las llamadas guarimbas (cierre arbitrario y violento de calles y avenidas).

Con información de teleSUR