CHILPANCINGO, Gro., 22 de diciembre de 2013.- Como consecuencia de la reciente contingencia climatológica la Universidad Autónoma de Guerrero resintió afectaciones que en conjunto ascienden a más de 540 millones de pesos, señaló el rector Javier Saldaña Almazán, luego de que se efectuó un reporte detallado en todos los campus que integran la casa de estudios; esa cifra supera en mucho a lo reportado de manera preliminar al Fondo Nacional de Desastres Naturales, que ascendía apenas a 183 millones.

Puntualizó el rector que unas diez escuelas fueron severamente afectadas por la tormenta tropical Manuel, también destacó que hubo unidades académicas donde los daños fueron devastadores. Agregó que en algunos lugares los centros de cómputo con más de 200 equipos quedaron desechos, laboratorios donde se habían invertido más de once millones de pesos desaparecieron, en los casos más dramáticos se registraron edificios colapsados. Los daños superan los 540 millones y ya todo fue documentado y reportado al Fonden.

Saldaña Almazán destacó que los daños mayores a la infraestructura se registraron en las regiones Centro, Acapulco y Tierra Caliente, donde edificios completos que albergan a preparatorias, licenciaturas y postgrados resintieron los efectos de las lluvias.

Sobre los requerimientos presupuestales de la universidad, el rector señaló que la institución necesita más de 2 mil 400 millones de pesos para seguir consolidándose, y esto plantea un incremento de un 40 por ciento respecto a éste año. “Esas son las necesidades de la institución porque hicimos un ejercicio muy a conciencia, no estamos pidiendo algo más de lo que no se merezca la universidad”, dijo y recordó que la UAG ha sido reconocida a nivel nacional por su avance en cuanto a certificación y mejoramiento del nivel académico.