CHILPANCINGO, Gro., 08 de septiembre de 2014.- Cientos de familias guerrerenses abandonarán las zonas de alto riesgo, de falta de servicios y equipamiento, dado que el Gobierno Federal reubicará comunidades completas como La Pintada, El Capricho, El Edén y Venta Vieja, informó la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).
A través de un comunicado de prensa, se indicó que el titular de la dependencia, Jorge Carlos Ramírez Marín, ha sostenido que no se suspenderán los trabajos hasta cumplir con la entrega de la última casa comprometida por el presidente de la República.
De esta forma y dentro del programa de reconstrucción de vivienda se beneficiará a los afectados por la tormenta tropical “Manuel” y el huracán “Ingrid”. Miles de familias migrarán de las zonas de peligro a nuevas áreas habitacionales, además de que contarán con mayor seguridad jurídica al poseer los títulos de propiedad de sus hogares.
La atención a las viviendas afectadas ha merecido un trato diferenciado, no sólo al cumplir con los prototipos establecidos en las reglas del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) para zonas urbana y rurales, sino en el tratamiento social, dada la intensidad de los daños y la cantidad de familias afectadas.
Además de cumplir con los requisitos del Fonden, las nuevas áreas habitacionales tendrán equipamiento para fomentar la convivencia social, tales como canchas deportivas, espacios verdes, escuelas, clínica y comercios.
En los desarrollos que se construyen a lo largo de todo el estado, el Gobierno Federal, a través de la Sedatu, ha considerado la capacitación de los habitantes en actividades productivas dentro de su propia comunidad, además de que se han establecido talleres de carpintería, pintura, construcción y, en el caso de La Pintada, el apoyo de equipo para su actividad cafetalera y para su recreación, una alberca comunitaria.