CHILPANCINGO, Gro., 5 de diciembre de 2013.- Con la reforma político electoral aprobada por el Congreso federal las elecciones 2015 posiblemente no sean de riesgo, pero sí muy complicadas, anticipó David Alejandro Delgado Arroyo, vocal ejecutivo de la Junta Local del IFE, quien agregó que el margen de tiempo es muy estrecho para las modificaciones legales y operativas que implica.

Señaló que aún no queda muy claro cuál va a ser el nivel de operación del futuro Instituto Nacional Electoral respecto a los institutos estatales, en ese punto las facultades que se le confieren no están muy claras pues se dice que sus consejeros serán designados a nivel federal, pero en cuanto a la ejecución del trabajo electoral se dice que el INE puede asumir eventualmente la responsabilidad de los comicios locales, si lo requirieran las circunstancias.

Esos puntos difusos, señaló, seguramente quedarán aclarados en el articulado transitorio o en las leyes reglamentarias que necesariamente se deben modificar o en su caso legislar, en múltiples aspectos de esta reforma que abarcó un importante número de disposiciones constitucionales.

Otro aspecto preocupante, es lo que se refiere a los más de 85 millones de credenciales para votar que existen en el país, cuya sustitución significará una erogación muy elevada para el erario federal. Señaló que lo ideal en este caso es que se aplique un criterio gradual para renovarlas, pues las actuales tienen una vigencia de diez años.

En cuanto al tiempo, el vocal ejecutivo agregó que de ahora al inicio del proceso electoral de 2015, el Congreso federal tendrá que elaborar leyes de partidos políticos, procedimientos electorales, otra más de instituciones electorales, así como una de participación ciudadana, que contemple la consulta popular, la iniciativa popular y las candidaturas independientes lo que deberá quedar concluido a más tardar en junio del 2014, independientemente del cúmulo de modificaciones que se deberán replicar en los estados.