CHILPANCINGO, Gro., 13 de agosto de 2014.- El líder de las autodefensas guerrerenses, Bruno Plácido Valerio, solicitó medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).

Ante el riesgo de sufrir un atentado por parte de la delincuencia organizada, el dirigente de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) contaba con un vehículo blindado y una escolta policiaca, como parte de las medidas cautelares que le otorgó el gobierno de Guerrero, a solicitud de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos (Coddehum).

El vocero del gobierno estatal, José Villanueva Manzanares confirmó esta semana que le retiraron las medidas cautelares a Plácido Valerio porque existen dos órdenes de aprehensión en su contra.

En entrevista telefónica, Plácido Valerio informó que este miércoles se reunió con José de Jesús Orozco Enríquez, comisionado en México de la CIDH.

El dirigente social pidió el otorgamiento de medidas cautelares, ya que constantemente recibe amenazas del crimen organizado.

Estas amenazas, dijo, son por la labor que realiza la Policía Ciudadana en los diferentes municipios en que tiene presencia la UPOEG, en los que prácticamente se erradicó a la delincuencia.

“Afectamos los intereses de los delincuentes, eso nos coloca en una situación de riesgo”, expresó.

Plácido Valerio también pidió acompañamiento de la CIDH, ya que en próximos días se entregará ante las autoridades.

Indicó que se entregará para dar cumplimiento a las dos órdenes de aprehensión que hay en su contra, por robo y bloqueo a las vías de comunicación.

Estas órdenes de aprehensión se liberaron después del bloqueo de 10 horas que la UPOEG hizo a la Autopista del Sol para exigir una audiencia con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

“No soy un delincuente para que me anden buscando y me agarren, soy Bruno Plácido Valerio y si no le tengo miedo a la delincuencia mucho menos se lo voy a tener al gobierno, por eso me voy a entregar, porque soy inocente y no tengo miedo a que me juzguen”, sostuvo el líder de las autodefensas guerrerenses.

Por ello, pidió el acompañamiento de la CIDH, para vigilar que no se violen sus derechos humanos durante su detención.