CHILPANCINGO, Gro., 12 de agosto de 2014.- La Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de Guerrero (Coddehum), turnó a la CNDH las denuncias de abusos del Ejército Mexicano contra habitantes de la sierra.

El presidente de la Coddehum, Ramón Navarrete Magdaleno, informó que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) atrajo el caso de los tres pobladores de la sierra presuntamente torturados y detenidos por el Ejército, a quienes los militares les habrían sembrado armamento de alto poder.

El 29 de julio un grupo del 34 Batallón del Ejército Mexicano detuvo, sin orden de aprehensión, a Caleb Campos Ramírez, Franco Contreras Romero, Salvador Vejar Salamanca y Sergio Villanueva Gaona, mientras se tomaban un refresco en una tiene de El Ídolo, pueblo perteneciente al ejido de Zihuaquio.

Los militares liberaron a Campos Ramírez tras presentarse como comisario municipal, pero antes fue torturado en un paraje solitario, junto a sus tres compañeros.

Franco, Salvador y Sergio presuntamente fueron golpeados, torturados e interrogados.

También les sembraron rifles AK-47 y finalmente fueron entregados ante la Procuraduría General de la República (PGR), donde los acusaron de pertenecer a un grupo armado y portar armas de uso exclusivo del Ejército.

El ombudsman guerrerense indicó que este caso se transfirió a la CNDH, porque rebasa el ámbito estatal de la Coddehum.

Detalló: “Recibimos la queja y la remitimos a la CNDH, porque la autoridad a la que acusan es federal. La turnamos inmediatamente para que, con la mayor celeridad, la CNDH solicite algún tipo de medidas aculares para estas familias, brinde atención psicológica o aplique algún protocolo”.

El lunes, un grupo de pobladores de la sierra bloquearon el boulevard Zihuatanejo-Ixtapa, para demandar la liberación de los tres pobladores detenidos y exigir un alto a los supuestos abusos del Ejército Mexicano.

Rigoberto Acosta González, coordinador del Consejo Regional de la Sierra de Guerrero (Cresig), informó que decenas de familias ya abandonaron sus hogares y pernoctan en zonas inhabitadas de los cerros, para escapar de los abusos que cometen los militares.

También anunció el éxodo de unos 6 mil pobladores, en caso de que el Estado no garantice la seguridad de la población de la sierra y ponga un alto a los presuntos abusos del Ejército.

Este lunes también se conoció que la encargada del juzgado Décimo de Distrito, Elizabeth Díaz Bailón, dictó auto de formal prisión a los tres campesinos mezcaleros de Zihuaquio detenidos por los militares.