MÉXICO, DF., a 29 de enero de 2015.- Una tenue nube de gas y tierra y un intenso olor a quemado rodeaba el Hospital Maternal Infantil de la delegación Cuajimalpa, aún horas después de que una explosión sorprendió a 110 personas que se encontraban en el inmueble, pocos minutos después de las siete de la mañana.

 

Según lo publicado por Quadratín México, una pipa de la empresa Gas Express Nieto llegó poco antes de las 7:00 horas a suministrar el producto al hospital y una fuga en la manguera de suministro provocó una explosión en el patio central de la clínica, que destruyó el 75 por ciento del edificio.

 

El motivo de la explosión aún no la determinan, oficialmente, los peritos, quienes creen que fue un chispazo. Hay manchas de sangre en las banquetas, aún frescas.

 

Pertenecen a las víctimas que lograron salir a pie y de algunos bebés que eran abrazados por sus madres. Ropa rasgada por vidrios también fueron olvidados en plena vía pública, como señal de que estorbaban, lastimaban, las heridas de los quemados.

 

Escuchamos un fuerte estruendo y cómo se cimbró el suelo, salimos y nos dimos cuenta que el hospital ya no se veía, se cayó y se escuchaban varios gritos de desesperación, mujeres corriendo con bebés en brazos, salían casi desnudas y con sangre por todos lados”, relata, agitado, el anestesiólogo Raúl Herrera.

 

Es una mentira de que hubiera protocolo para desalojar el hospital, dejaron a muchas personas ahí a pesar de que estaban heridas, lo que es una realidad es que este edificio era de papel, fue construido de pura tabla roca, todo se cayó, es lamentable que nos den este tipo de infraestructura”, agregó.

 

Con bata blanca y sandalias, el especialista argumentaba a los primeros 12 elementos de la policía capitalina, que acudieron a la emergencia, que lo dejaran atender a las mujeres lesionadas, todas con menores en los brazos y que fueron colocadas en la banqueta de un predio frente al nosocomio.

 

Sigue Leyendo: http://mexico.quadratin.com.mx/Un-chispazo-provoco-el-estallido/