CIUDAD DE MÉXICO, 28 de febrero de 2016.- Se trata de un recorte “virtual” de 100 mil millones de pesos el anunciado para Pemex por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, consideró el economista Luis Pazos, quien sostiene que la paraestatal no contaba con esos recursos porque estos provendrían de los ingresos del petróleo, pero al registrarse una caída en los precios del crudo las estimaciones tuvieron que ajustarse.

En entrevista con Quadratín México, el ex legislador consideró que el Ejecutivo Federal es reactivo y no preventivo en su política económica.

Pazos estimó que los recortes presupuestales debieron de iniciar desde el año 2014 “tocando carnita” como disminuir el gasto corriente y los privilegios gremiales.

“El gobierno de Federal está haciendo todo a la mitad, anuncia que permitirá la importación de gasolinas, sin embargo el precio del energético se mantendrá igual”, señaló.

“Será hasta el 2017 cuando la sociedad mexicana tendrá algunos beneficios, pero actualmente como el gobierno necesita dinero y quiere reducir su gasto, seguirá  manteniendo una gasolina y un gas más caro en comparación con que compran los  americanos a empresas privadas”, sostuvo el catedrático al referirse al costo por litro de gasolina, el cual en México alcanza un precio promedio de 13.95 pesos mientras que en el vecino país del norte el combustible se vende en un estimado de 9.58 pesos según el indicador de Global Petrol Prices.  

“Queda claro que ese monopolio estatal (Pemex) ni es de los mexicanos ni los ha beneficiado, sino que quienes se han aprovechado al saquearlo son contratistas ligados funcionarios públicos y al sindicato”, afirmó.

El también profesor de teoría económica en la Facultad de Derecho de la UNAM, presentó el pasado 24 de febrero su más reciente libro Desigualdad y distribución de la riqueza, en cual sostiene que hay un “renacimiento” de las teorías económicas que recomiendan otorgar un mayor poder al Estado -pero a diferencia de lo que sucedía en el siglo pasado cuando se expropiaban empresas a particulares para ser administradas por los gobiernos en turno- ahora la “tentación” ha resurgido por medio del incremento o la imposición de impuestos.

“Los ricos son culpables de la pobreza y se cree que a través de los impuestos el Estado va obtener recursos para distribuir riqueza, este es un mito peligroso”, sostuvo el ex director general de Banobras.

Luis Pazos considera que a mayor inversión privada se genera un mejor crecimiento económico y aumenta la creación de empleos.

Sin embargo la inversión privada surge de los ingresos brutos que generan las empresas, pero estos se ven mermados por la imposición de impuestos, como sucede en México con gravámenes como el Impuesto sobre la Renta (ISR). 

Bajo esta lógica, abundó Pazos, cuando el gobierno se apropia de los ingresos que tiene una empresa por medio de los impuestos,  existe menos capital privado para  generar empleos. “Por eso vemos que los trabajos formales que pagan mejor han disminuido en México”, recalcó.

Sigue la nota aquí.