CHILPANCINGO, Gro., 13 de diciembre de 2013.- El miércoles 11 de diciembre, personal del ayuntamiento acudió a las instalaciones del Indej para notificarle a las 67 que permanecen albergadas ahí desde el 15 de septiembre, que tendrían que desalojar el lugar a más tardar ayer al medio día.

Ante esta situación, los casi 200 damnificados convocaron a los medios de comunicación para informar sobre la situación que guardan, ya que en la mayoría de los casos sufrieron pérdida total de sus viviendas a causa de la tormenta tropical Manuel.

Recordaron que el gobierno municipal les prometió que buscaría terrenos en donde reubicar a las 67 familias, mientras tanto se les permitiría su estancia en el albergue. Este viernes, el alcalde Mario Moreno Arcos respondió a los señalamientos y reproches de los damnificados.

Dijo que se revisaría de manera particular el caso de las 67 familias, para verificar si efectivamente se quedaron sin un lugar para vivir. Una vez que se realice este análisis, dijo, se gestionará la compra de un terreno en donde puedan volver a levantar sus viviendas.

Moreno Arcos indicó que este procedimiento tomará de dos a tres meses y mientras tanto el gobierno municipal pagará la renta de una vivienda estas familias.