ACAPULCO, Gro., 9 de abril de 2019.- El Zócalo porteño ya lleva tres días libre de vendedores ambulantes y puestos, hecho que los habitantes han recibido con gusto y calificaron como una muy buena decisión, pero lamentaron que sólo se aplique durante los días del Tianguis Turístico.

Los asistentes, tanto a la plaza como a la catedral, dijeron estar sorprendidos de poder caminar tranquilamente y con mucho espacio, además de que el piso está limpio y el ruido ocasionado por música es mínimo.

El vendedor de boletos para viajes en barco, Juan Domínguez, dijo que al quitar a los vendedores se le da otra cara a la gente que visita el Zócalo, pues los turistas podrán apreciar tranquilamente la catedral de Nuestra Señora de la Soledad. Aunque comentó que falta el quiosco para que el espacio vuelva a ser el de antes.

Gabriela Cortés, ama de casa, indicó que sin los puestos, los juegos y los comerciantes se siente una vibra distinta, tranquila, y dijo esperar que el gobierno de Acapulco valore esta decisión y ya no permita que se vuelvan a colocar, pues dañan la imagen del Zócalo.

Mientras que una vecina del Barrio de la Guinea, el cual colinda con la plaza, señaló que le parece raro y hasta inconveniente que no estén los vendedores, pues ya se había acostumbrado al tianguis y a hacer compras en el área de comida y de frutas.

Quadratín Guerrero informó el domingo que el Zócalo de Acapulco amaneció sin vendedores por acuerdo con el gobierno estatal y municipal en lo que se realiza el Tianguis Turístico, para así presentar una mejor imagen a los visitantes.