ZIHUATANEJO, Gro., 25 de junio de 2015.- El expresidente de la colonia La Presa,
Alberto Martínez, alertó sobre la depredación de este cuerpo de agua, el único en Zihuatanejo, donde el asentamiento humano acaba con la fauna silvestre y erosiona el suelo.

Según cita el diario ABC, La Presa era hogar de la garza rosada pico de espátula, garza blanca y otras especies de aves migratorias que se alimentaban de peces y camarones
que ahí se reproducían.

Hace algunos años, dijo Alberto Martínez, llegaban turistas internacionales para fotografiar la biodiversidad, ahora no queda nada, sólo agua fangosa.

El fenómeno ocurre por el crecimiento de las colonias Las Joyas I, II y III, Milenio, El Bocote, La Ejidal y más.

Con el paso de los años, estimó que el azolve supera los tres metros de tierra y lodo, por lo que de existir un torrencial atípico, el agua que se acumule representaría un peligro a más de 50 familias que se asentaron a la orilla de la presa.

Con información de ABC Zihuatanejo