ACAPULCO, Gro., 15 de junio de 2018.- Habitantes de Coyuca de Catalán arrojaron piedras y botellas de vidrio contra un autobús de la Gendarmería y el hotel en el que se hospedan los efectivos para exigir su salida de la ciudad, pues los acusan de realizar cateos ilegales a las casas y robar en ellas.

De acuerdo con información de El Sur, la mañana del jueves unas 300 personas, entre ellas taxistas y transportistas, bloquearon el puente Miguel Alemán, el cual conecta el municipio con Ciudad Altamirano con Coyuca de Catalán, cerca del Ministerio Público y del hotel que funciona como base de la Gendarmería.

Media hora después los manifestantes se acercaron a la puerta principal de la hospedería, donde gritaron consignas contra el guardia de la Gendarmería y apedrearon la fachada del hotel, destruyendo las puertas de cristal y las ventanas del segundo piso, así como los cristales de un autobús. También lanzaron botellas de vidrio.

Luego de unos 10 minutos, policías de la Gendarmería salieron con equipo antimotín y gritaron a los manifestantes que se retiraran, al mismo tiempo que golpeaban sus toletes contra los escudos, y en cuestión de minutos la gente se dispersó.

Agentes de la Policía del Estado y la Ministerial se encontraban a una cuadra de donde se llevaba a cabo la protesta, pero no intervinieron. Más tarde llegó el Ejército para reforzar las acciones de los federales.