CHILAPA, Gro. 28 de noviembre de 2014.- Vuelve a correr sangre en el municipio guerrerense de Chilapa: el día de ayer, 11 personas fueron decapitadas y semicalcinadas al borde la carretera provocando que las actividades comerciales y escolares de este municipio se paralizaran por completo.

 

De acuerdo con el alcalde Francisco Javier García González, el enfrentamiento ocurrió entre integrantes de dos grupos de la delincuencia organizada que se disputan el control de Chilapa (considerada una región estratégica que conecta a la región Centro con la Montaña de Guerrero) para realizar sus actividades: “Los Rojos” y “Los Ardillos”.

 

Los hechos ocurrieron ente las comunidades de El Paraíso y Santa Catarina, enfrente del local de venta de materiales “Tlacoxtla”; sin embargo, los cuerpos fueron encontrados en un camino de terracería que conduce a las localidades de Ayahualulco y Los Amates, aproximadamente a 100 metros de un módulo de la policía municipal, sobre la carretera Chilpancingo-Chilapa; a un lado de los cadáveres se encontró un mensaje.

 

Las cabezas de los jóvenes no aparecieron y el área fue acordonada.

 

“Se dio la captura de una persona joven, los elementos encontraron armas de grueso calibre, algunos cartuchos, algunas granadas (…) en todo momento hemos tenido el apoyo solidario del Ejército”, señaló el edil priísta en conferencia de prensa en Chilapa; además, agregó, que en el lugar se encontraron “diversos” casquillos de armas de grueso calibre.

 

El sujeto detenido por elementos de la policía municipal y del Ejército es originario de Oaxaca, de acuerdo con un parte de la Secretaría de Seguridad Pública y enviado a la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en Guerrero, con sede en Chilpancingo; la instancia federal atrajo la investigación del caso.

 

El presidente municipal mostró un documento en la conferencia fechado el pasado 20 de octubre, donde los integrantes del cabildo de Chilapa solicitaban al presidente de la República, Enrique Peña Nieto, el reforzamiento de la seguridad del ayuntamiento, cuatro días después de que la regidora perredista Diana García Flores fue secuestrada por la mañana cuando se dirigía a la Universidad Tecnológica de esa localidad.

 

El documento fue respondido por la federación el 22 de octubre y aunque, según el edil, pidieron apoyo para que elementos de la Policía Federal —sobre todo de la Gendarmería- arribaran a Chilapa, únicamente un destacamento de soldados llegó a la demarcación para ayudar a los elementos de la policía municipal, con el resguardo de la seguridad.

 

El hallazgo de los cuerpos en Chilapa provocó sicosis en todo el municipio. Los pobladores, al igual que en el pasado mes de julio cuando en tres días consecutivos integrantes de grupos delictivos se apoderaron de la ciudad para protagonizar enfrentamientos y matanzas, se aterrorizaron al grado de que cerraron negocios, suspendieron clases y piensan no participar en la festividades religiosas del lugar, que tendrán lugar en próximos días.

 

Ante esta situación, el munícipe solicitó a la población “que sea prudente, que tenga cuidado de andar de noche en las calles”. Admitió también que la disputa por el territorio que mantienen cárteles del narcotráfico en Chilapa, lo ha “sobrepasado”.

 

En el mensaje que se colocaron junto a los cuerpos decapitados se señala que los asesinados pertenecen al grupo de la delincuencia organizada “Los Ardillos”, un grupo local que se encarga de la siembra y distribución de estupefacientes en la región Centro, con mayor presencia en Quechultenango.

 

Del 9 al 11 de julio, los ciudadanos de Chilapa vivieron días de terror, por enfrentamientos que dejaron como saldo 14 muertos. Tan sólo en el primero, que ocurrió el miércoles 9 en el centro de Chilapa, fueron asesinados siete presuntos delincuentes, un policía y un taxista; además, cuatro agentes municipales resultaron lesionados.

 

Tras dos días de balaceras en Chilapa, el primero entre sicarios y el segundo entre éstos y policías estatales, había toque de queda tácito.

 

Por la tarde, Rodrigo Archundia Barrientos, vicefiscal nacional de control de la Fiscalía General de la República, organismo que sustituirá a la PGR, llegó a Chilapa e informó que entre este jueves y hoy viernes arribarían peritos del Ministerio Público Federal, quienes se encargarán de investigar los hechos.

 

El funcionario dio a conocer que los 11 cadáveres serán trasladados al Distrito Federal para los exámenes forenses correspondientes.

 

En lo que va de la actual administración federal no se tenía registro de decapitados en Guerrero; el caso más reciente fue en octubre de 2011, cuando dos cabezas humanas fueron abandonadas en una hielera a las puertas del centro comercial Gran Plaza, en la Costera Miguel Alemán de Acapulco.

 

 

 

***Tiempos violentos en Cocula

 

Enero 4 de 2014.- Un grupo de 30 hombres se enfrenta durante una hora con pobladores de Ayahualulco y Samancingo, del municipio de Chilapa, Guerrero. Las autoridades estatales llegaron varias horas después del suceso y sólo recogieron un cadáver.

 

Julio 9 de 2014.- En una jornada violenta en el municipio de Chilapa de Álvarez, región de la Montaña, son asesinadas seis personas, entre ellas una mujer, informa la Procuraduría General de Justicia del Estado.

 

Julio 13 de 2014.- El Secretario de Seguridad Pública y Protección Civil de Guerrero, Leonardo Vázquez Pérez, da a conocer que las bandas autodenominadas como “Los Rojos”, “Los Ardillos” y “Guerreros Unidos” son los responsables de los enfrentamientos armados por el “control de la plaza”, en los que se registró la muerte de 14 personas en aproximadamente 30 horas.

 

Agosto 4 de 2014.- La banda de “Los Rojos” pide a “Los Ardillos” un intercambio de personas retenidas por ambos grupos delictivos, como parte de la brutal confrontación que mantienen por la disputa de la plaza.

 

Fuente original:

http://www.eluniversal.com.mx/estados/2014/pgr-atrae-caso-de-los-11-decapitados-en-chilapa–1057810.html