MÉXICO, DF. 18 de enero de 2015.- Según publica SinEmbargo, el Secretario de Relaciones Exteriores de México, José Antonio Meade, afirmó que no tiene “ninguna información” de que se hayan incautado fusiles alemanes en vinculación con la desaparición de 43 estudiantes normalistas en Guerrero, ello aún cuando peritajes de la Procuraduría General de la República (PGR) e informes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) afirman lo contrario.

 

“Yo no tengo ningún elemento que me permita confirmar que así haya sido”, dijo Meade en una entrevista con la agencia dpa en la Ciudad de México, en vísperas de visitar el martes Alemania para reuniones con su par Frank-Walter Steinmeier, parlamentarios, académicos y empresarios, quienes perfilan prohibir por completo la venta de armas a México a causa del uso de fusiles germánicos no sólo en ‘la noche de los borrados’ del pasado 26 de septiembre (cuando desaparecieron los 43 normalistas), sino en el ataque suscitado en 2011 contra los aspirantes a docentes sobre la Autopista del Sol.

 

En diciembre el diario alemán Tageszeitung publicó que autoridades mexicanas confiscaron 228 armas en el marco de las investigaciones por la desaparición de 43 estudiantes en Iguala, Guerrero, y que 36 eran fusiles G36 de la marca Heckler & Koch, aunque dijo que no se sabía si habían sido usados.

 

El fabricante alemán es investigado desde 2010 por la fiscalía de Stuttgart por presunto envío ilegal de armas a estados mexicanos con conflictos violentos, entre ellos Guerrero, donde desaparecieron los estudiantes el 26 de septiembre después de ser detenidos por policías municipales.

 

El diario tuvo acceso al expediente del caso Iguala iniciado por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE). Allí se especifica que había además fusiles de asalto italianos Beretta tipo SCP (sic) 70/90 y fusiles AR-15 producidos por la empresa estadounidense Colt.

 

Se desconoce cómo llegaron esas armas a una fuerza policial oficial, cuando su exportación está estrictamente prohibida en Alemania. Además, estas mismas armas fueron usadas en un anterior ataque a los normalistas. Y en esa ocasión, no estaban en manos de agentes locales, sino estatales.

Conforme a SinEmbargo, las leyes alemanas prohíben la exportación de armas a países con conflictos bélicos o donde se violen los derechos humanos. Sobre todo los rifles de asalto. “No obstante, es precisamente ahí donde la industria armamentista germana hace su agosto. Alemania legalmente le vende armas a México, empero hay una muy clara y expresa prohibición de que los rifles de asalto sean usados en Guerrero, Chiapas, Chihuahua y Jalisco.

 

Incluso, el partido alemán de Los Verdes, en la oposición, presentó en el mes de diciembre una iniciativa en el Parlamento germano para instar al gobierno de Berlín a apoyar con medios y expertos a las organizaciones que investigan la desaparición de los 43 estudiantes en Iguala.

 

En su propuesta, Los Verdes pidieron también al Ejecutivo que lidera Angela Merkel que señale ante la UE y ante la ONU “la responsabilidad del gobierno mexicano en las violaciones de derechos humanos” y que prohíba la venta de armas a México.

 

Leer más en SinEmbargo