ACAPULCO, Gro., 15 de mayo de 2017.- “Va a venir un comando y si el comando me dice que ya valieron madre, ya valieron madre”, dijo un niño de entre 10 y 12 años de edad que portaba un arma larga a los siete reporteros que fueron retenidos y asaltados por un grupo criminal en la Tierra Caliente de Guerrero.

Mientras algunos integrantes del centenar de gente armada que los privó de su libertad los despojaba de sus equipos de trabajo, otros jugaban baraja y “uno se drogaba enfrente de nosotros, se metía polvo blanco por la nariz”, narró el reportero de Quadratín, Jorge Alberto Martínez a Ciro Gómez Leyva en Radiofórmula.

Antes, el periodista describió lo que vieron a su paso desde Palos Altos hasta la comunidad de Santo Niño, que fue lo más cerca que pudieron llegar caminando a San Miguel Totolapan, donde recabaron testimonios de personas y camiones incendiados de varias empresas.

“Qué relato nos está dando Jorge Alberto Martínez. No nos está contando que viene de regreso de una guerra hace seis meses, esto fue el fin de semana. Es la Tierra Caliente de Guerrero”, expresó Gómez Leyva al interrumpirse momentáneamente el enlace telefónico, y en otro momento de la entrevista se refirió a la región como “una zona literalmente de guerra,” en la que “había enfrentamientos, balazos, donde el propio Ejército les dijo que no se metieran”.

Al reanudarse la conversación, Jorge Alberto dijo que los metieron en una brecha de terracería: “Ahí es donde yo pensé… Ya nos van a matar”. Y continuó: “Ahí yo nada más cerré los ojos y comencé a rezar porque soy creyente”.

Le sorprendió la cara de sus compañeros “porque nunca la había visto tan pálida”.

Agregó que en ese lugar los despojaron de sus carteras luego de explicarles que cometieron un error al meterse a esa zona porque ellos estaban peleando “con un grupo de delincuentes”, y los dejaron irse en uno de los dos vehículos en que los reporteros se transportaban, quedándose ellos con el otro.

Aquí la entrevista completa.