CIUDAD DE MÉXICO, 22 de abril de 2018.- Por fin se llegó la fecha tan esperada por muchos integrantes de los equipo de campaña, porque este domingo no sólo debatirán los candidatos a la presidencia de México, sino también lo harán las estrategias para desplegarse a partir de este primer foro de encuentro de propuestas y, seguramente, de las acusaciones entre unos a otros.

¿Prenderá el primer debate presidencial al electorado? Eso se verá después del encuentro, pero lo que sí es necesario es que por lo menos sirva para encender el ánimo de campaña pues el humor social no está viviendo precisamente un furor que cada seis años se vivía, incluso hasta ya parece un indicativo que los comités directivos municipales de los diferentes partidos políticos, en todas las entidades, es fecha que se encuentran cerrados en horarios normales de oficina.

¿Cómo deberán presentarse los candidatos presidenciales en el debate?

José Antonio Meade deberá dar una sorpresa en su oralidad y corporalidad, que despierte el ánimo de sus seguidores y eventualmente atraiga a otros.

Si bien, su narrativa cambió –para bien- mucho en la última semana, tal como se lo mencioné a él directamente ‘ya es candidato’, ahora tiene que mostrarse presidencial, seguro del éxito electoral. Por otra parte, este lunes deberá dar un golpe de timón en toda su campaña para alcanzar el éxito.

Ricardo Anaya Cortes es el que más debe presentarse como presidencial, bajar sus típicos artilugios que bien maneja con las cartulinas y cautivar más al electorado a través de las cámaras, mejorar su corporalidad durante el debate para evitar encorvarse para que se muestre pulcro.

Si bien, hace una semana era el virtual ganador del debate hasta que incursionó en la contienda Jaime Rodríguez Calderón, sigue siendo el segundo candidato que más atacarán. Por otra parte, debe de relanzar su campaña a partir de este lunes sí quiere ganar.

Andrés Manuel López Obrador está obligado a controlar al verdadero Andrés Manuel, esa será su real debate para él, quien supuestamente está en la primera posición de preferencias electorales.

Su nivel de aceptación –que para decir con claridad, es el mismo que tiene captado en promedio desde hace un año- lo lleva a que sea el centro de los ataques, pero también está presionado de no perder, lo que tiene ganado. Por otra parte, también desde este lunes debe replantear sus estrategias de campaña porque está perdiendo activos muy importantes, que pueden llevarlo a la derrota.

Margarita Zavala de Calderón será la que repartirá ataques a diestra y siniestra, sin embargo, deberá ir por el electorado que dejó en su partido político de formación y por aquellos indecisos, particularmente los jóvenes que según es donde está encontrando su nicho.

Sin embargo, su corporalidad deberá mejorarse, no encorvarse, no dejar tan adentro sus ademanes, sí quiere verse por lo menos como candidata. Por otra parte, urge que dé un golpe de timón.

Jaime Rodríguez simplemente es el que dará el sabor del debate y quizás hasta captará la simpatía del auditorio.

Más información aquí.