ACAPULCO, Gro., 23 de enero de 2018.- Habitantes de los bienes comunales de Cuautepec denunciaron al alcalde con licencia del PRD Emanuel Gutiérrez Andraca por apropiarse de un terreno de cinco hectáreas para la construcción de una Unidad Deportiva, pese a que se ubica en área protegida.

En entrevista en las oficinas de la delegación en Guerrero de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), ubicadas en el Palacio Federal del puerto, el asesor del comisario de los bienes comunales de Cuautepec Ramón García González acusó que desde septiembre del año pasado Gutiérrez Andraca inició la destrucción del área protegida sin la autorización de los comuneros.

Señaló que el perredista estuvo “en contubernio” con el comisario que estaba durante ese tiempo Miguel Ángel Gallegos Pánfilo. “Un grupo de comuneros, entre otros de los que están aquí, fueron a ver al comisariado para que diera una explicación y él decía que era una obra social, que no tenía que consultar, violando flagrante la ley en el sentido de que está muy claro que los dueños de la tierra son los comuneros”.

Recordó que el 30 de octubre de 2017 hubo una reunión “amañada” donde se aprobó la construcción de la Unidad Deportiva. Sostuvo que la mayoría de los asistentes no eran habitantes de los bienes comunales, sino trabajadores del Ayuntamiento y familiares, ante lo cual “después de esas irregularidades, un grupo de comuneros apoyados por la Procuraduría Agraria levantaron una demanda de nulidad de esa asamblea, la cual está en proceso en el Tribunal Agrario”.

Dijo que después se le pidió como medida precautoria al magistrado que pudiera haber una suspensión temporal de la obra, mientras se definía la sentencia y una resolución “y el magistrado hizo caso omiso también”, detalló.

Agregó que también a finales del año pasado la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) estableció una sanción contra el alcalde con licencia por 450 mil pesos, debido a los daños ocasionados a la reserva ecológica; además de que pidiera perdón por el crimen de ecocidio que estaba cometiendo e invitar a la gente a que no dañara el medio ambiente.

“Estábamos contentos todo porque habíamos logrado la cancelación de la obra y porque al presidente lo había sancionado la Profepa de acuerdo con sus facultades, pero al mes de que fue cancelada la obra, el presidente empezó a decir que no iba a respetar y que tenía acuerdos con la Profepa y la Semarnat para realizar esta obra”, sentenció.

Los pobladores afirmaron que no quieren la construcción de la Unidad Deportiva porque además de provocar daños a la reserva, podría provocar una tragedia en la temporada de lluvia por la deforestación del terreno.