TECPAN, Gro., 21 de octubre de 2018.- El dueño del Circo Continental 2, Héctor Ponce informó que aproximadamente 150 circos cerraron en los últimos tres años, debido a que el gobierno federal prohibió la presencia de animales. Aseguró que ya no representa un negocio como tal, sólo permite a los propietarios vivir al día.

Comentó que de los 500 circos que había en México, hoy sólo quedan 350 o menos, porque la prohibición les pegó duro, ya que los animales representaban el mayor atractivo para el público que asistía a las funciones. Explicó que aquellos que decidieron seguir, tuvieron que reinventarse y preparar nuevos actos pero sin animales.

“La gente se sentía atraída por los elefantes, las cebras, los camellos, leones, tigres, chimpancés y otras especies, a las cuales sólo las podían ver en los circos o en los zoológicos, lo que representaba buenas ganancias para los dueños de los circos”, puntualizó.

En entrevista, el dueño del circo Continental 2, que comenzó hace tres años de manera independiente, luego de que sus integrantes formaran parte del Gran Circo Continental fundado en los primeros años del siglo pasado, manifestó que actualmente el espectáculo que se da en carpas está en peligro de extinción, porque ha dejado de ser atractivo para la gente, entre ellos la aparición del Internet y las redes sociales, que ofrecen a las personas una manera diferente de entretenimiento sin salir de casa.

Héctor Ponce, explicó que la ausencia de animales, provocó que se elevara el costo del trabajo de los artistas, quienes, al ver que su labor pasó a ser prioritaria dentro del espectáculo, vieron la oportunidad de cotizarse más caro y eso llevó a los dueños a cerrar los circos porque carecían de recursos económicos suficientes para soportar la nómina de artistas.

En el caso del circo Continental 2, que está en Tecpan, el show se basa fundamentalmente en la actuación de los payasos, motociclistas dentro del globo de la muerte, trapecistas, malabaristas, actos de magia y la interacción con el público, una fórmula que ha dado buen resultado, aseguró el empresario.

Sin embargo, dijo que aunque el esfuerzo que realizan los dueños para mantener vivo al circo es titánico, la popularidad de éstos va en decadencia, “y sólo los que nacimos y crecimos dentro de uno, nos negamos a dejarlo morir y seguiremos dentro del medio el tiempo que Dios nos lo permita”.