CHILPANCINGO, Gro., 13 de febrero de 2018.- El vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, dijo no tener conocimiento de la salida del grupo de monjas del Colegio Morelos de Chilapa por la violencia que sufrieron los familiares de una ellas, no obstante afirmó que se trata de un asunto muy lamentable.

En entrevista para Quadratín, Álvarez Heredia no descartó que algunas dependencias que tienen relación con el Obispado pudieran tener conocimiento de lo ocurrido.

Respecto a si la denuncia hecha por el obispo Salvador Rangel Mendoza pudiera provocar más conflictos con el gobierno, como los ocurridos a raíz del asesinato de dos sacerdotes en Taxco, el portavoz indicó que el gobernador Héctor Astudillo Flores ha asumido una posición prudente.

Señaló que aunque muchas veces no se comparten las declaraciones de Rangel Mendoza, el gobernador busca que de parte del gobierno no haya expresiones que vulneren la comunicación permanente entre autoridades eclesiásticas y el gobierno.

“El obispo tiene posiciones que no siempre se comparten, así se ha señalado, pero son respetadas, son posiciones que si bien no se comparten en algunos momentos siempre se tiene un total respeto”, finalizó.