TECPAN, Gro., 23 de junio de 2019.- El jefe de la Jurisdicción Sanitaria en Costa Grande, Juan Manuel Álvarez Barajas negó que se haya aplicado un estado de cuarentena en tres localidades aledañas a la comunidad de Rancho Alegre del Llano, donde se detectaron casos de paludismo, pero aseguró que 70 empleados del programa de vectores trabajan para prevenir más contagios.

El funcionario de la Secretaría de Salud del estado, lamentó que noticias falsas circulen en redes sociales, que sólo causan alarma en la población sobre un caso que está controlado y que se está haciendo lo debido como marcan los protocoles de cuidado a la ciudadanía.

Explicó que el primer barrido de fumigación se llevó a cabo en dicha comunidad donde además se retiraron cacharros o cualquier objeto o recipiente que guarde agua para evitar que se reproduzca el mosquito transmisor del dengue que causa al enfermo los mismos síntomas que el paludismo.

Álvarez Barajas confirmó un segundo caso de paludismo en la hermana del primer enfermo que llegó de África y que se le dio mismo trato para erradicar la enfermedad, “el tratamiento ya se está dando, no hay por qué tener miedo, ni mucho menos generar alarma en la población”, aseveró.

Refirió que el los trabajadores se distribuyeron en cinco grupos para abarcar más espacio y terminar mucho más rápido el trabajo.