ACAPULCO, Gro., 9 de abril de 2019.- El empresario Carlos Slim Domit descartó que la digitalización de servicios desplace al trabajo humano y por el contrario, consideró que hará más eficiente el desempeño de sus tareas.

El presidente del Consejo de Administración de Grupo Carso presentó la ponencia magistral La era de la conectividad, disrupción y retos, durante la 44 edición del Tianguis Turístico este martes en un salón del centro de convenciones Mundo Imperial.

Durante su participación habló de la importancia del turismo como sector estratégico de desarrollo y detonador económico. “Es fuente fundamental de ingresos y empleo en el país, siendo nuestra proyección al mundo como potencia cultural, social, gastronómica, económica, de entendimiento y negocios”, expuso.

Advirtió que “la nueva era implica una reorganización del ADN de las empresas, porque había sido comprar, exhibir y vender; hoy en día involucra la logística y ver cómo los productos en físico y en línea estén disponibles. Hoy en día la logística es fundamental”.

Otro concepto al que apeló fue el de los servicios al cliente y el de brindar experiencias a las personas, lo que involucra el uso de medios digitales. Indicó que las redes sociales hoy representan un medio de difusión o de marketing para promover servicios y productos.

Slim Domit añadió que la transformación digital permitirá personalizar la oferta: “vamos a poder mejorar nuestro servicio y hacer más eficientes nuestros activos; vamos a poder empoderar al cliente”.

Sugirió pasar algunos servicios a los clientes como programar sus reservaciones, organizar tours, y contar con conectividad y desarrollar sistemas de acuerdo con los perfiles de los clientes, e incluso la automatización de servicios.

“Somos la primera generación que nos va a tocar ver esta transformación y eso nos lleva a pensar que son tiempos únicos y privilegiados, marcados por la conectividad y por nuevas aplicaciones y soluciones, en una era que está basada en el bienestar para los demás, que son para desarrollar nuestra creatividad y estimular nuestra iniciativa”, dijo.

La era actual, continuó, está tomando velocidad de forma cada vez más progresiva e impacta a todas las ramas de actividad, modificando a las económicas y sociales que sufren algún tipo de irrupción.

La actual, indicó, es una era de retos, pero también de oportunidades, “vivimos una era en que la pobreza retrasa el desarrollo. (En) China, Brasil y México conviven las tres eras: agrícola, industrial y la de conectividad, lo que implica que deben tener programas bien diferenciados para aprovecharlas todas”.

Señaló que la falta de infraestructura representa oportunidad para atraer inversión, empleo y desarrollo económico, y añadió que la era de las comunicaciones requiere una gran inversión por cobertura, pues advirtió que deben llegar a todas las personas.

“Hoy todos tenemos la posibilidad de participar (…) las mayores irrupciones significan que las empresas más grandes de hotel no tienen edificios, estamos pasando de la sociedad de consumo, a la de elegir entre productos, servicios”, alertó.

Indicó que si las actividades sociales estuvieran soportadas en la infraestructura, el alcance sería mayor.

En educación, indicó, habrá más acceso a la gratuidad con contenidos de calidad y en todos los rangos, no solo en la educación formal, sino la de otros rangos, pues hay demanda en empleos que no son atendidas como los oficios.

Hoy en día la memoria no es necesaria, sino el acceso al conocimiento, advirtió, y añadió que más adelante no se requerirán espacios físicos para educarnos constantemente.

En el área de negocios, abundó, una microempresa puede tener acceso a mercados a los que antes era imposible poder llegar. Hoy pueden estar en muchos lugares, conceptos como el marketing, pueden ser medibles con cada clic y reproducción que se tenga.  Pasamos de “el cliente manda” a “el cliente elige”, dictó.

Por último advirtió que existe la “miopía corporativa”, lo que significa que las empresas pierden la capacidad de ver opciones y cambios que quieren sus clientes. Las transiciones que utilizó como ejemplo fueron los celulares, la fotografía digital, las aplicaciones y las plataformas de entretenimiento como Netflix.