¿Qué son los virus y cómo nos atacan?

EL ACELERE CON LOS VIRUS

En fechas recientes, todos los medios de comunicación de México y prácticamente de todo el mundo, han comentado profusamente la aparición de un nuevo virus que está contagiando y matando gente en China y que podría fácilmente trasladarse a nuestro país, lo cual ciertamente ha “prendido luces anaranjadas” en todos nosotros. Sin embargo, ésta no es la primera ocasión que un virus pone en jaque a toda la población mexicana ya que nuestro país tiene un largo, casi milenario historial al respecto porque existen reportes de “pestes” en México emitidos en 1554, en 1695, 1736 y 1850, hablando de siglos anteriores,  pero también en esta época y baste recordar que en 2009 y 2010, nos afectó  la pandemia del virus H1N1 que puso en verdadera alerta a todo el país, al grado que se llegaron a suspender numerosas actividades públicas: educativas, políticas, económicas y recreativas que significaban congregar a la población en un solo sitio, para prevenir el contagio; incluso el entonces secretario de Salud Federal suspendió las labores de todos los empleados públicos del país durante cinco días, para evitar la propagación del mal vírico.

PERO ¿QUÉ ES UN VIRUS?

Una cadena de ADN, similar a la que podría contener un virus

Contrariamente a lo que la generalidad piensa, un virus no es un bichito maligno, de hecho, un virus no tiene vida, aunque se encuentra en el límite de lo que consideramos un organismo vivo. De manera muy simple, podemos decir que un virus es una partícula mucho más pequeña que una célula y consiste en una pequeña cadena de ADN o ARN rodeada por una cubierta de proteína, que deambula en el medio ambiente esperando poder adherirse a una célula por medio de proteínas de adherencia vírica. Y así, cuando un virus logra adherirse a la membrana que envuelve a una célula, ésta confunde al virus con una partícula útil para ella y “lo come”; ya adentro de la célula infectada, el virus fusiona sus membranas con las membranas celulares y libera su genoma directamente en el citoplasma o el núcleo celular donde se replica, se reproduce infinitamente utilizando los medios, nutrientes y energía de la célula infectada, hasta que la destruye y entonces se liberan infinidad de nuevos virus que infectan nuevas células y así, hasta que el número de células infectadas es tan elevado, que caemos enfermos y si este proceso continúa, pues viene la muerte, debido a que las células infectadas ya no pueden cumplir con sus funciones.

CLASIFICACIÓN VIRAL

Formas de virus

Existen numerosos tipos de virus y su clasifican es compleja, dependiendo de factores como su forma, su contenido de ADN o ARN, si tiene una sola cápsula envolvente o dos, la composición química de su cubierta proteica y desde luego, a qué tipo de organismos parasita: animales, bacterias o vegetales, entre otros muchos factores. Esta clasificación es compleja y no es aquí donde hablaremos al respecto porque ya se trataría de un asunto esencialmente técnico, sin embargo, dada la presencia del llamado “coronavirus” en el ambiente, pues hablaremos un poco de este tipo de virus.

LOS CORONAVIRUS

El Coronavirus, visto con microscopio electrónico

Los coronavirus deben su nombre al aspecto que presentan, ya que son muy parecidos a una corona o un halo. Se trata de un tipo de virus presente tanto en humanos como en animales. Los coronavirus son una familia de virus que se descubrió en la década de los 60 pero cuyo origen es todavía desconocido. Sus diferentes tipos provocan diferentes enfermedades, desde un resfriado hasta un síndrome respiratorio grave. Gran parte de los coronavirus no son peligrosos y se pueden tratar de forma eficaz. De hecho, la mayoría de las personas contraen en algún momento de su vida un coronavirus, generalmente durante su infancia. Aunque son más frecuentes en otoño o invierno, se pueden adquirir en cualquier época del año. En los últimos años se han descrito tres brotes epidémicos importantes causados por coronavirus:

SRAS-CoV: El síndrome respiratorio agudo y grave (SRAS, también conocido como SARS y SRAG) se inició en noviembre de 2002 en China, afectó a más de 8 mil personas en 37 países y provocó más de 700 muertes. La mortalidad del SRAS-Cov se ha cifrado en el 10 por ciento aproximadamente.

MERS-CoV: El coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) fue detectado por primera vez en 2012 en Arabia Saudita. Se han notificado hasta octubre de 2019 más de 2.400 casos de infección en distintos países, con más de 800 muertes. La letalidad es, por tanto, del 35 por ciento.

2019nCoV: A finales de diciembre de 2019 se notificaron los primeros casos de un nuevo coronavirus en la ciudad de Wuhan (China). Desde entonces el goteo de nuevos infectados por el coronavirus 2019nCoV ha sido continuo y en las últimas semanas su transmisión de persona a persona se ha acelerado. Los casos declarados de neumonía de Wuhan ya superan a los de la epidemia de SRAS, pero la tasa de mortalidad es baja.

CONSECUENCIAS

A pesar de que ya hay personas infectadas en diversos países, los expertos piden cautela y creen poco probable que cause brotes epidémicos en países como México. En el caso de que se confirme algún caso de infección aquí, las autoridades sanitarias y las sociedades científicas consideran que nuestro país está preparado para contener la transmisión.

TRANSMISIÓN DEL CORONAVIRUS

Los coronavirus se transmiten de forma limitada entre humanos, pero hasta la fecha se desconoce el origen de estos virus. En todo caso, se sabe que ciertos animales, como los murciélagos, actúan como reservorios.

Como en otros virus que causan neumonía, cuando se transmiten en humanos, el contagio se produce generalmente por vía respiratoria, a través de las gotitas respiratorias que las personas producen cuando tosen, estornudan o al hablar.

Todo parece indicar que el nuevo coronavirus, 2019nCoV, también conocido como coronavirus de Wuhan, tiene una procedencia animal. De hecho, los primeros casos se han relacionado con un mercado de animales vivos de la ciudad de Wuhan, en China.

SÍNTOMAS

En general, los síntomas principales de las infecciones por coronavirus suelen ser:

Secreción y goteo nasal.

Tos.

Fatiga.

Dolor de garganta y de cabeza.

Fiebre.

Escalofríos y malestar general.

Dificultad para respirar (disnea)

En espectro clínico de este tipo de infecciones varía desde la ausencia de síntomas hasta síntomas respiratorios leves o agudos. Esta tipología suele cursar con tos, fiebre y dificultades respiratorias. Tal y como ocurre con el virus de la gripe, los síntomas más graves (y la mayor mortalidad) se registra tanto en personas mayores como en aquellos individuos con inmunodepresión o con enfermedades crónicas como diabetes, algunos tipos de cáncer o enfermedad pulmonar crónica. En casos extremos puede ocasionar insuficiencia respiratoria.

PREVENCIÓN

Hasta la fecha no se dispone de vacuna alguna ni de tratamiento específico para combatir la infección por coronavirus. Mantener una higiene básica es la forma más eficaz de evitar contraer este virus en los lugares en los que existe un mayor riesgo de transmisión, fundamentalmente las zonas del planeta en las que se han registrado casos. Asimismo, es conveniente lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto con personas ya infectadas, protegiendo especialmente ojos, nariz y boca. A quienes puedan estar en contacto con posibles afectados se les aconseja el uso de mascarillas y usar pañuelos para cubrirse la nariz y la boca cuando se tose o se estornuda.

Estas precauciones deben seguirlas especialmente aquellas personas que padezcan diabetes, insuficiencia renal, neumopatía crónica o inmunodepresión, ya que tienen más riesgo de padecer enfermedad grave en caso de infección por coronavirus.

El hecho significativo es que uno, individualmente, puede prevenir el contagio de este virus, siguiendo las normas de higiene ya descritas.

Finalizamos esta colaboración para Quadratín Guerrero, aclarando una duda muy generalizada con respecto al uso del tapabocas como medida preventiva: El tapabocas no está diseñado para proteger al que lo porta, todo lo contrario, se trata de que una persona infectada que usa tapabocas no riegue el virus a través de micro gotas de saliva o moco que emite cuando habla, tose o estornuda. El tapabocas si es eficiente en este sentido porque ataja las microgotas que emitimos y que contienen el virus, no al revés.

INFORMACIÓN DE ÚLTIMO MOMENTO SOBRE CORONAVIRUS EN UN DIARIO ESPAÑOL

El coronavirus de China, que ha provocado un brote de neumonía, ha dejado ya a 425 muertos y las autoridades sanitarias han elevado a más de 20 mil el número de infectados, superando así los afectados por el virus SARS. La mayor parte de los casos se concentran en la ciudad de Wuhan (provincia de Hubei), pero el virus ha salido de China y ya ha llegado a numerosos países.