TAXCO, Gro., 12 de julio de 2014..- El presidente de la Junta de Conservación y Vigilancia de Taxco (JCyVT), Rafael Meléndez Gómez, se quejó de la invasión que hace el comercio informal en los monumentos históricos de la ciudad.

Según lo publicado en Notimundo, Meléndez Gómez puso como ejemplo tan solo la fuente ubicada en la plazoleta del ex convento de San Bernardino, la cual según investigaciones de historiadores de Taxco, data de la época en que se construyó el templo religioso y en donde se han asentado distintos vendedores informales causando daños al inmueble histórico.

Denunció que ese mismo espacio público ha sido utilizado como estacionamiento donde se colocan vehículos y motonetas durante el día, por lo que se hizo el llamado a la dirección de tránsito local pero hicieron caso omiso a las denuncias.

Señaló que ha pedido a distintas autoridades tomen cartas en el asunto retirando el comercio informal para evitar una afectación mayor a ese tipo de monumentos, pero hasta el momento se siguen desarrollando las actividades comerciales y se contamina ese espacio cercano al zócalo de la ciudad platera por donde transita el turismo nacional y extranjero.

Meléndez Gómez, reconoció que al principio, durante las primeras denuncias, fueron retirados algunos puestos ambulantes, pero posteriormente se incrementó el número de vendedores informales que continúan invadiendo y dañando los monumentos históricos.

Recordó que hace tiempo reportó el caso a la secretaría general del ayuntamiento y al parecer el problema se plantearía en el cabildo para encontrar alguna solución, pero no se tuvo mayores informes y la invasión y contaminación continúan.

Reconoció su preocupación por el deterioro diario de los monumentos históricos invadidos por el comercio ambulante de esa zona cercana al centro histórico y esa situación se ha informado a las autoridades para que actúen en consecuencia.

Rafael Meléndez, advirtió que está de por medio la degradación y destrucción del patrimonio histórico de Taxco, en caso de que no se tomen cartas en el asunto y se continúe permitiendo la invasión de monumentos en la ciudad.

Puntualizó que a las autoridades y sociedad en general de la ciudad, les corresponde preservar los pocos monumentos históricos de la ciudad y evitar la invasión, su contaminación y destrucción a manos de vendedores ambulantes, porque esos espacios forman parte de los atractivos turísticos de Taxco y si no se cuidan se tendría afectación a la economía local.