ACAPULCO, Gro.,  de enero 2019.- El chico malo del tenis, el australiano Nick Kyrgios, le hizo honor a su apodo y pese al abucheo del público logró aniquilar al amplio favorito, el español Rafael Nadal, durante un partido de infarto que se alargó por tres horas y que se definió en muerte súbita.

En el tercer día del Abierto Mexicano de Tenis Acapulco en el Grandstand, Nadal no logró contener los poderosos saques y remates del chico malo, quien aprovechó cada oportunidad para desquiciar al español, quien en el primer set se llevó el encuentro con un 6-3, en lo que parecía un partido de trámite.  

No obstante, el australiano dio revés a lo que parecía un claro dominio por parte de Nadal, ya que El Matador fue víctima del potente saque de Kyrgios, por lo cual el segundo set se definió en muerte súbita a favor del australiano con un marcador de 6(2)-7(7).

Previo al tercer set, Nick Kyrgios fue atendido por su médico, ya que presentó una molestia en la espalda; el apoyo local, que en un principio estaba con Rafa, se equilibró luego de que Kyrgios mostró su potencial ante el español asestándole varios derechazos.

Ya en el tercer set el partido se emparejó, a pesar de que el español continuaba sin poder hacer mucho ante los saques de Nick, tan fue así que uno de estos rozó contra la raqueta de Nadal y acabó contra un asistente al partido.

En un ir y venir de saques y deuces, Nicky Kyrgios logró el triunfo apenas con un marcador de 6(6)-7(8) y avanzó a la siguiente ronda donde se medirá con el sueco Stan Wawrinka.