ACAPULCO, Gro., 14 de marzo de 2019.- La directora de Artículo 19 en México, organización defensora de los derechos humanos y de la libertad de expresión, Ana Cristina Ruelas Serna señaló que el presidente Andrés Manuel López Obrador comunica, pero no rinde cuentas ante la ciudadanía sobre las acciones que lleva a cabo el Estado.

“Está comunicando, pero no está informando como tal a la ciudadanía sobre las acciones que está llevando a cabo el Estado o rindiendo cuentas. Hay un reto muy grande para los periodistas, como para identificar cuándo va a hacer la estrategia para fijar la agenda en contra, responder a la agenda que el propio presidente está fijando”, detalló.

Y abundó que “esa sobreexposición mediática puede generar un impacto definitivo en las contiendas electorales porque inhiben la pluralidad, eso es importante que se revise y en esa medida empiecen a generar mecanismos o protocolos de comunicación social que sean muchos más efectivos”.

En entrevista en la Universidad Loyola del Pacífico después de participar en las Jornadas de Comunicación: Retos de la Agencia Mediática, calificó de preocupante que hasta la fecha no se tenga claro cuál será la estrategia del gobierno federal para garantizar la seguridad de los periodistas.

“Tendríamos que tener claridad de cómo va a funcionar en adelante efectivamente el Sistema de Protección para Periodistas y Derechos Humanos, cuál será una política de protección integral que permita que los periodistas que están incorporados y se vayan incorporando al mecanismo vayan disminuyendo y haya un efectivo acceso a la justicia y que no haya más impunidad”, expresó y subrayó que es importante que haya investigaciones objetivas e imparciales, con la finalidad de que ya no exista ese 99 por ciento de impunidad en los casos.

Asimismo señaló que el presidente López Obrador debe reconocer la importancia de la prensa y abstenerse de estigmatizarla, en referencia a sus expresiones de “prensa fifí” y “periodistas chayoteros”, pues consideró que lo que genera “es una narrativa adversa a la prensa que genera un divorcio entre la sociedad y los periodistas y al final lo que genera es alimentar los niveles de vulnerabilidad y riesgos a lo que están los periodistas”.  

Esperó que con el Mecanismo de Protección haya acciones que correspondan a los diagnósticos que correspondan y que “tengan una resonancia y no nos traigan un diagnóstico que no sea el que las propias víctimas han señalado en diversas ocasiones”.