ACAPULCO, Gro., 14 de junio de 2018.- El secretario de Salud del estado, Carlos de la Peña Pintos, señaló que la donación de sangre altruista es muy baja en Guerrero, pues en 2017 se recibieron 20 mil donaciones, de las cuales sólo entre mil 500 y mil 900 fueron de manera voluntaria.

En entrevista en un hotel de la Costera, antes de hacer un reconocimiento a las personas que acudieron a donar con motivo del Día Mundial del Donante de Sangre, De la Peña Pintos indicó que Acapulco y Chilpancingo son los que más donaciones registran, por ser los municipios de mayor concentración de población.

“Tenemos actualmente el Centro Estatal de Medicina Transfusional que es el organismo de la Secretaría de Salud, rector de todos los centros de sangrado y de los bancos de sangre, además tenemos en Chilpancingo el Hospital General de Chilpancingo y el regional en Chilpancingo, la intención es poder ampliar la cobertura en los próximos años, hasta donde podemos tener los recursos”, explicó.

En este sentido señaló que el Hospital de la Madre y el Niño Indígena Guerrerense de Tlapa ya cuenta con el equipo, “prácticamente está por terminarse y eso va ayudar mucho en esa zona, porque cuando vienen de La Montaña o Tierra Caliente a Acapulco o Chilpancingo, ahí la certifican que no tiene problemas de alguna enfermedad, entonces se da el pase y certifica y se almacena para que se pueda ocupar, pero que mejor que si allá dona y en el mismo lugar se estudia, eso nos ayudara muchísimo”, explicó.

Al preguntarle cuál es el tipo de sangre que más se necesita, el funcionario respondió que O positivo y A positivo, así como AB tanto negativo como positivo.

“Para ser donador se necesita pasar por un filtro, se hace una historia clínica la cual es muy rigurosa, se hacen una serie de preguntas intencionadas que puedan seleccionar a donadores. No pueden donar personas con tatuajes, que hayan padecido hepatitis o que tenga problema de alguna adicción etcétera”, puntualizó.

Por otra parte, el secretario dio a conocer que la hija del ex presidente municipal de Zihuatanejo y candidato suplente a diputado local, Erick Fernández Ballesteros, sigue en coma inducido por el traumatismo craneoencefálico que sufrió en una volcadura el miércoles, pero informó que no requiere cirugía u otra intervención.

“Con este coma inducido se va a ir recuperando del edema cerebral, no tiene lesiones en otra parte del cuerpo y también la mamá y esposa de Erick está en observación, está bien, no tuvo ninguna lesión más que golpes contusos”, concluyó.