ACAPULCO, Gro., 3 de abril de 2019.- La reconocida periodista de izquierda y defensora de las minorías, Blanche Petrich, criticó fuertemente el movimiento #MeToo mexicano, pues dijo que aunque al inició le pareció admirable, después se salió de cauce y se volvió revanchista, además de “sumario, histérico, acrítico”.

En un artículo de opinión publicado en el diario La Jornada, Petrich afirmó que el movimiento la primero la cautivó y la emocionó, pues encontró “entre las narrativas dolorosas y los rasgos de vidas lastimadas por el abuso líneas valientes, reacciones de solidaridad, relatos indignantes y expresiones liberadoras”.

Sin embargo, después dio con denuncias “incongruentes, palabras que no tenían el timbre de la sinceridad, relatos que confundían maltrato laboral con abuso sexual”, y consideró que “muchas veces se confundían torpes e indeseados intentos de seducción con acoso, relaciones de pareja tóxicas con violaciones”.

Pronto la fundadora de los periódicos unomásuno y La Jornada, especializada en cobertura de conflictos armados, movimientos sociales y derechos humanos, se cuestionó cómo se filtraron y verificaron los mensajes “para evitar que los testimonios de buena fe se contaminaran con los linchamientos y los falsos relatos”.

Indicó que para ese entonces ya veía claras señales de que el ejercicio se salía de cauce, pero que el momento en el que “llegó la sangre al río” fue cuando el músico Armando Vega Gil se suicidó, después de ser señalado de haber acosado a una niña de 13 años, suceso ante el cual, dijo, #MeToo no supo reconocer el valor del silencio.

“Sobre el duelo y las lágrimas de la familia y los amigos del botellito de jerez hablaron las juezas ciegas: “Jugar con eso para salvarte de una demanda por pederastia e intentar limpiar tu imagen no solo es cobarde, es ruin”. Para mí, el #MeToo mexicano se hundió con esas palabras”, aseveró.

Por último, la periodista expresó que espera la llegada de un movimiento feminista “limpio, crítico y autocrítico, inteligente, no revanchista”, en el cual quiere ver también a los hombres luchando, pues aseguró que “de otra manera no se va a poder”.

La opinión completa aquí.