ACAPULCO, Gro., 9 de junio de 2016.-El abandono institucional y la falta de recursos económicos provocaron el cierre provisional del hoy reinaugurado Observatorio de Violencia contra las Mujeres Hannah Arent,  señaló su presidenta Rosa Isela Ojeda Rivera al llevar a cabo el acto protocolario en el auditorio de la Instituto Ignacio Manuel Altamirano.

En su participación, Ojeda Rivera  habló sobre la necesidad de que nuevamente opere el centro de investigación para que se registren los casos de violencia de género.

Insistió en que es necesario que las autoridades trabajen en las investigaciones de agresiones de todo tipo en contra de la mujer y que se castigue a los agresores, y con ello combatir la impunidad.

Dijo que es importante que también  que haya jóvenes interesados  en “construir una nueva civilidad,  una nueva sociedad” donde la violencia generalizada que hoy padece Guerrero no sea naturalizado.

Rosa Isela Ojeda se dirigió al director del plantel educativo Raúl Fernández Gómez, a quien agradeció y felicitó su interés por retomar este proyecto que abona a destacar y aportar información a las autoridades  y “se pongan a trabajar” para reconocer los feminicidios como tal.

Al evento  de reinauguración  también asistió Martha Sánchez Néstor, de la asociación feminista Pluralidad,  quien dijo que ante lo que hoy ocurre no debe haber  “ningún silencio,  ninguna tolerancia y ante ello una alianza” de quienes buscan erradicar las agresiones de género  en todas sus manifestaciones.

También la acompañaron Martha Patricia Bedolla del Observatorio Ciudadano Nacional Contra el  Feminicidio y Aracely González  Saavedra,  entre otras quienes coincidieron en la necesidad de compartir análisis y trabajos de investigación  a favor de la prevención  y erradicación de la violencia, porque a pesar de que en años anteriores se hablaba de agresión intrafamiliar, esto ya se está haciendo  algo “natural”.