CIUDAD DE MÉXICO, 7 de enero de 2018.- Ante la falta de gasolina en diversos estados del país que se agudizó durante el pasado fin de semana, Andrés Manuel López Obrador presidente de México, aseguró que no existe desabasto sino que se está controlando su distribución para evitar que continúe el robo de combustible o huachicoleo.

Durante su conferencia matutina de este inicio de semana, López Obrador manifestó que en uno de los pisos de la torre de Petróleos Mexicanos (Pemex), se monitoreaban los ductos y “se permitía el robo sin dar aviso”, por lo que señaló que es necesario no distribuir la gasolina como se hacía anteriormente.

Agregó que la seguridad aumentará y que este día 900 militares ingresaron a las instalaciones de Pemex con el objetivo de erradicar este delito, que genera un pérdida millonaria al país. Resaltó que en estas operaciones participarán 4 mil agentes.

Por último, pidió a la población y a los medios de comunicación no creer información falsa, que indicó fueron esparcidas por sus adversarios y la “prensa fifí”.

“Se va a normalizar el abasto y al mismo tiempo se va a garantizar que no se roben los combustibles, entonces esa es una muy buena pregunta que me haces porque me permite aclarar, el sábado y el domingo se habló del desabasto y nuestros adversarios que están esperando que nos vaya mal, le subieron al volumen y están en su derecho”, dijo.

La nota aquí.