ACAPULCO, Gro., 8 de agosto de 2018.- El presidente electo de México Andrés Manuel López Obrador ofreció combatir la violencia que azota al país mediante la atención a las causas que la originan y la reformulación de la política de seguridad que se ha centrado “casi exclusivamente en el uso de la fuerza”.

Al aceptar la constancia de mayoría que lo acredita como presidente electo, López Obrador señaló que el pasado 1 de julio “la gente votó por un gobierno honrado y justo”, pues la mayoría de los mexicanos “están hartos de la prepotencia, del influyentismo, de la deshonestidad, de la ineficiencia y desean con toda el alma poner fin a la corrupción y a la impunidad que padecemos”.

Señaló que “otro de los mandatos de la mayoría es el evitar la violencia, atendiendo para ello las causas que la originan y reformular la política de seguridad hoy centrada casi exclusivamente en el uso de la fuerza a fin de construir la reconciliación nacional en el bienestar y en la justicia”.

Además se comprometió a que, como titular del poder ejecutivo federal, actuará “con respeto a las potestades y la soberanía de los otros poderes legalmente constituidos”, en aparente alusión a la polémica que surgió tras la propuesta de designar coordinadores federales en cada estado.

“Ofrezco a ustedes…que no habré de entrometerme de manera alguna en las resoluciones que únicamente a ustedes competen. En el nuevo gobierno el presidente de la República no tendrá palomas mensajeras ni halcones amenazantes…El Ejecutivo no será más el poder de los poderes ni buscará someter a otros poderes, cada quien actuará en el ámbito de su competencia”, dijo.