ACAPULCO, Gro., 4 de junio de 2014.- Integrantes del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a La Parota en Acapulco dejaron sin agua a miles de ciudadanos, al apagar las bombas del Sistema Papagayo II y tomar las instalaciones como medio de presión para liberar a uno de sus compañeros detenidos.

Al lugar arribaron elementos de la Marina, el Ejército y policías estatales para realizar el desalojo; sin embargo, armados con rifles, pistolas, machetes y palos evitaron la acción colocando retenes para evitar el paso de cualquier persona.

El dirigente Marco Antonio Suástegui Muñoz, quien organizó este operativo en contra de Capama, dialogó con el representante de Derechos Humanos, Ramón Navarrete, con el titular de Seguridad en el estado, Leonardo Vázquez Pérez, y el asesor del gobierno Ernesto Aguirre Gutiérrez, sin llegar a ningún acuerdo.

Lo que exigen es la liberación de José Palma Tornez y se retire la denuncia que pesa sobre nueve integrantes más, acusados de tentativa de asesinato y agresiones, de no cumplir con sus peticiones amenazaron con quemar las instalaciones de Capama.

Por su parte, la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado informó que ante la toma y cierre de bombas se dejó de surtir agua desde el pasado martes y en el transcurso de este día continuará la falta del vital líquido, las colonias afectadas son La Cima, Loma Bonita, 20 de Noviembre, Jardín en sus tres secciones, Hogar Moderno, Mozimba, Bella Vista, Progreso, Las Playas y La Laja.

Finalmente, informaron que solo se cuenta con la producción del acueducto Lomas de Chapultepec y del pozo radial que dotan de 900 y 300 litros por segundo respectivamente, cantidad insuficiente, ya que representa el 40 por ciento de la producción total para el municipio.