ACAPULCO, Gro., 8 de mayo de 2019.- La Mesa de Coordinación por la Construcción de la Paz, encabezada por el gobernador Héctor Astudillo Flores, acordó la instalación de una Base de Operaciones Mixtas en Xaltianguis, integrada por el Ejército Mexicano, Marina Armada de México, Fiscalía General de Estado, Policía del Estado y Seguridad Pública municipal.

En un comunicado se informó que acompañado por los alcaldes de Acapulco y Chilpancingo, Adela Román Ocampo y Antonio Gaspar Beltrán, Astudillo Flores convino el reforzamiento de la seguridad y protección de los pobladores de Xaltianguis con la instalación de tres filtros de revisión, además de recorridos con vehículos blindados y sobrevuelos con helicópteros artillados.

Asimismo la Fiscalía General del Estado tendrá presencia en dicha localidad con un Ministerio Público para el levantamiento inmediato de carpetas de investigación para deslindar responsabilidades y actuar contra los probables perpetradores.

La Mesa de Coordinación expresó que los grupos de civiles armados no están autorizados para hacer uso de la fuerza, portar armas de uso exclusivo del Ejército, agredir a otros civiles, así como bloquear las vías de comunicación.

Los mandos de las instituciones de seguridad federales, estatales y municipales reiteraron que en caso omiso de lo señalado anteriormente los civiles armados tendrán que responder a una conducta tipificada como delito federal.

Lo anterior, luego de que este martes se dio un enfrentamiento entre policías comunitarios de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) y presuntos comunitarios de la Sierra, que dejaron como saldo oficial dos muertos, cuatro heridos y 10 vehículos decomisados.