ACAPULCO, Gro., 24 de febrero de 2020.- Padres de familia del jardín de niños Nicolás Bravo, llevan a sus hijos con el temor de que puedan ser secuestrados, debido a que desde hace varios días, una parte de la barda perimetral se cayó y no ha sido reparada.

Los padres indicaron que no hay interés por parte de las autoridades educativas de solucionar el problema del plantel ubicado en la unidad habitacional Adolfo López Mateos, motivo por el que han comenzado a realizar guardias a partir de este lunes, para que ninguna persona extraña ingrese.

La madre de familia Leslie reiteró qué hay mucho temor y preocupación porque en el jardín de niños hay niños con capacidades diferentes, así como con autismo y necesitan un cuidado especial, por lo que no pueden tener espacios abiertos.

Además, de que deben de garantizar contar con las medidas y condiciones adecuadas para todos los alumnos, por tal motivo era urgente que las autoridades dieran una solución a su demanda.

Las guardias se rotarán de un padre de familia por día y que todos participen en la vigilancia, la cual va desde las 09:00 horas, hasta el mediodía.

Quadratín informó que padres y familia del kínder solicitaron a las autoridades del Ayuntamiento de Acapulco para que arreglara la barda, a una semana, no han tenido respuesta.