ACAPULCO, Gro., 11 de septiembre de 2018.- El representante del Vaticano en México, el nuncio apostólico Franco Coppola afirmó que el Papa Francisco conoce de la violencia que se vive en el estado, “cuando me habló de México, de su situación y me nombró (a) Guerrero”.

Entrevistado después de entregar al arzobispo de Acapulco Leopoldo González González el Palio Arzobispal en la parroquia de San Cristóbal, ubicada en la peligrosa colonia Progreso, Franco Coppola defendió los diálogos del obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza con el narco, al justificar que forma parte de su misión para pacificar al estado, por lo cual subrayó que no le ha llamado la atención por este tema.

Remarcó que el trabajo de los obispos es reunirse con todos, ya que “el pastor tiene que ir a todas las ovejas, también a las ovejas descarriadas, a las que han perdido el camino, las que son malas, tienen que ir, para conducirlas al buen rebaño”.

Dijo que la principal misión de los pastores y sacerdotes es la oración para tocar los corazones de las víctimas de la violencia, además de que los obispos pueden decidir si sus acciones son dadas a conocer en los medios o de manera discreta.

En cuanto a las elecciones del 1 de julio, que dieron el triunfo a Andrés Manuel López Obrador como próximo presidente de la República, el representante del Vaticano en México consideró que el proceso electoral ha generado esperanza entre los mexicanos y puntualizó que la Iglesia Católica está dispuesta a ayudar y cooperar “para que ésta esperanza pueda tener éxito, para que finalmente estas llagas de México que son la pobreza, que son la violencia, puedan desaparecer”.

Admitió que dichas problemáticas no son fáciles de desaparecer, ya que son “fruto de años, decenios, de locura, abandono, de descuido”, pero dijo esperar que la nueva administración cumpla con lo prometido en campaña en cuanto a brindar seguridad.

“La Iglesia por todo lo que es bueno estará al lado de las autoridades. La Iglesia no tiene partido, no tiene autoridades más queridas y menos queridas, la autoridad es un servicio, la autoridad quiere estar al lado de esos servidores públicos para que puedan realizar esta promesa, realizar este anhelo de paz que tiene toda la población”.