CIUDAD DE MÉXICO, 20 de enero de 2019.- La zona donde el pasado 18 de enero explotó un ducto de Pemex que dejó hasta el momento un saldo de 79 personas fallecidas, continúa siendo peligrosa, por lo que autoridades del estado de Hidalgo llamaron a la población a no acercarse ni llevar herramientas.

Esto, luego de que familiares de las víctimas de la explosión en Tlahuelilpan han exigido que les entreguen los cuerpos y localicen a los que permanecen como desaparecidos.

El gobernador de Hidalgo, Omar Fayad pidió a los habitantes no acercarse a los terrenos donde ocurrió la tragedia, pues dijo, podría desencadenar otro incidente.

“Le solicitamos comprensión a la comunidad. De manera respetuosa, pedimos que la ciudadanía no se acerque por curiosidad o utilicen palas y picos en el lugar de los hechos. Pemex ha indicado que esto podría provocar otra tragedia”, indicó el mandatario estatal, quien este domingo se reunió con los deudos en el Centro Cultural Tlahuelilpan.

Más información aquí.