GUADALAJARA, Jal., 20 de enero de 2019.-Ante la tragedia ocurrida en el estado de Hidalgo donde decenas de personas perdieron la vida en la explosión de una toma clandestina de gasolina, el arzobispo de Guadalajara, José Francisco Robles Ortega manifestó su solidaridad con el dolor de las familias que perdieron un ser querido e hizo un llamado a la reflexión.

“Es un triste acontecimiento que nos debe hacer reflexionar a todos sin repartir culpas sin los elementos, es una tragedia humana y hay que solidarizarnos fraternalmente y sobre todo con la oración.”

El prelado tapatío pidió esperar a que las autoridades concluyan las investigaciones pertinentes para establecer posibles responsabilidades sobre los motivos por los que había cientos de personas ahí y el actuar del Ejército.

Lamentó que este tipo de prácticas de ordeña de ductos ya pareciera una actividad común en algunas poblaciones aunque es ilegal e incorrecta.

Más información aquí.