CHILPANCINGO, Gro., 3 de julio de 2019.- El secretario de Agricultura y Desarrollo Rural del gobierno federal, Víctor Manuel Villalobos Arámbula puso como fecha límite el 15 de julio para concluir con el reparto de fertilizante en Guerrero para lo cual comprometió al gobierno del estado y a los municipales.

El secretario se reunió en privado con los presidentes municipales y el gobernador Héctor Astudillo Flores para hablar sobre el tema; posteriormente, en un mensaje público dijo coincidir en la falta de coordinación, el retraso en la entrega y la creación de padrones que manifestaron los presidentes.

Indicó que el problema que se vive es mucho más complejo que la propia entrega del fertilizante a tiempo por lo cual todos deben asumir su compromiso en función de la experiencia.

“Lo que yo quisiera proponerles es que si nosotros hacemos entre todos el compromiso de entregar todo el fertilizante el día 15 resolvemos un problema del cual todos de alguna parte somos parte de la solución, pero si nosotros todos nos comprometemos a lograrlo estoy seguro que nos podemos comprometer en el futuro a hacer de la agricultura de Guerrero un modelo”, dijo.

Consideró que los obstáculos que se han presentado forman parte de experiencias y lecciones aprendidas y dijo que si el próximo año se repite la historia se considerará que fallaron.

Villalobos Arámbula indicó que no se puede mantener la deuda que se tiene en la Sierra de Guerrero en cuanto a que los habitantes se mueren de hambre; sostuvo que es una carga que cada uno de ellos no puede sostener de ahora en adelante.

“Hay que sacarlo y pagar esa deuda, por eso tenemos pasos que tenemos que hacer entre todos, cada quien un papel importante qué jugar”, expresó.

Asimismo apuntó que el problema de la inseguridad de Guerrero y el país tiene sus orígenes en las zonas rurales pues ahí están los jóvenes que no ven ningún futuro y son expulsados; dijo que si no se atiende sale más caro.

Traje a la medida

El titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) indicó que Guerrero se cuece aparte y requiere un traje a la medida en agricultura; consideró que es un país dentro de otro país por lo que no se pueden tener políticas iguales cuando existen tantas diferencias.

Adelantó que cuando “se cierre la cortina” del programa de fertilizante el 15 de julio se empezará con un programa de ganadería en el que se invertirán 127.8 millones de pesos para la entrega de 5 mil 458 vaquillas y 645 sementales. También mencionó interés en desarrollar proyectos a largo plazo como parte de un programa integral de agricultura para Guerrero.

Sin padrón

El secretario de Agricultura en entrevista aseguró que la cosecha no se perderá ni se afectarán las producciones, pues como ingeniero agrónomo sabe que en cuanto las plantas ya están emergidas y en desarrollo el producto fertilizante es perfectamente asimilable mientras haya humedad en el suelo.

Dijo que en promedio hay una entrega de 50 por ciento, aunque hay regiones en las que hay un avance de 70 por ciento y otras con más retraso.

Dijo que lo que se pretende es que ningún campesino o indígena se quede sin el insumo; admitió que aún no hay un padrón y que el 15 de julio cuando se concluya la entrega se informará la cifra de los beneficiarios.

Villalobos Arámbula aseguró que existe la previsión financiera para continuar con la entrega una vez que incrementen los padrones.

“Un programa de esta naturaleza no puede salir perfecto, hay una lección aprendida, es un programa piloto y estamos acumulando experiencia para que en lo sucesivo se tengan padrones claros, georreferenciados”, expresó.

El funcionario federal precisó que el programa no es para todos sino sólo para los pequeños productores de maíz, frijol y arroz con hasta 3 hectáreas; dijo que si existen otros cultivos qué apoyar se hará otro tipo de padrón para ello.

También indicó que la entrega de semilla mejorada está en curso, pero aclaró que esa es voluntaria, pues no se trata de obligar a los productores a que cambien sus semillas nativas.