ACAPULCO, Gro., 9 de agosto de 2018.- El presidente del Bloque 1 de transportistas, perteneciente a la Costera, Jesús Catalán Martínez dijo que derivado de que el precio del diésel está muy elevado, “lo más correcto” sería que el aumento a las tarifas se dé para poder equilibrar los gastos.

En entrevista en un restaurante de la Costera, explicó que están a la espera de una audiencia con el gobernador Héctor Astudillo donde le plantearán diversos temas: el incremento del pasaje, un programa para modernizar los camiones y la destitución del delegado de Transporte, Juan Barrios.

“Es una situación que nos está matando, asfixiando día a día, ya que todos los días está subiendo, el transportista ya no haya la forma de seguir trabajando, queremos dialogar con el señor gobernador para ver en qué términos nos puede apoyar. También le queremos pedir que cambie al delegado de Transporte (Juan Barrios), porque en tres años de su gobierno, hagan de cuenta que la Delegación de Transporte es un elefante blanco”, detalló.

Defendió que el Bloque 1 es el único que respeta el pasaje, ya que los demás cobran de más y puso como ejemplo a los taxis colectivos, “no nada más en Chilpancingo no se cobra lo que no está contemplado, sólo que en Acapulco nadie dice nada. Tendremos que dialogar con el gobernador, no nos ni caería mal un aumento”, remarcó.

Por otra parte, Catalán Martínez se deslindó de los bloqueos que choferes de urbanos han hecho en la Costera, incluido el del pasado sábado que fue frustrado por las autoridades. Dijo desconocer quién mandó a los transportistas, aunque reconoció que algunos sí pertenecen a la organización, pero otros son piratas.

“Nosotros aquí estamos dando la cara, no tenemos por qué ocultarla, no somos malas personas, somos transportistas. Los camiones del sábado sí son del Bloque 1, aunque algunos son piratas, ya que tenemos 25 urbanos así y no pertenecen, aunque los que son y participaron no lo llevamos nosotros”, justificó.

Añadió que debe haber una coordinación entre el gobierno y los permisionarios luego de la detención de siete choferes con presunta droga. Atribuyó el hecho al no tener un delegado de Transporte en Acapulco que realice dispositivos, revisiones y sancione a los conductores, puesto que “no nos compete a nosotros sancionarlos a los que traen droga, eso es del gobierno”, puntualizó.