ATOYAC, Gro. 21 de diciembre de 2014.- Mientras la Secretaría de Gobernación (Segob) evalúa la salida del Ejército en el municipio guerrerense de Atoyac de Álvarez a petición de indígenas y lugareños, la madrugada de este domingo fueron localizados los cuerpos de 2 personas del sexo masculino en la comunidad de Corral Falso, desatando las alarmas de la población ante la presencia de una comando de ejecutores.

 

Los ahora occisos fueron identificados como Pablo Torres Romero (50 años, quien fuera asesinado a aproximadamente a 2 kilómetros del pueblo habitado por 3 mil 123 personas) y Ramón Villera Gallardo (40 años, víctima de un rafagueo por arma de alto calibre en el corazón de Corral Falso).

 

Torres Romero fue encontrado en el interior de una camioneta Frontier color gris con placas de circulación 949-ZAE, misma que presenta múltiples impactos de arma de fuego y manchas de sangre en el faro izquierdo.

 

Por su parte, Rivera Gallardo fue localizado tirado sobre la calle Aldama (ubicada en la colonia Zapata) frente a un domicilio particular cuyo portón exhibe decenas de disparos.

 

Aunque ambos sujetos (identificados gracias a sus credenciales de elector) se encuentran en puntos distintos de Corral Falso, en las dos escenas del crimen se localizados casquillos percutidos de calibres como .223, 7.62×39 y 38 súper, lo que presupone un ataque conjunto o por lo menos del mismo homicida. Asimismo, testigos presenciales argumentan que, tanto Torres Romero como Villera Gallardo, regresaban de una “jugada de gallos” celebrada en el palenque de la Santa Cruz de Atoyac cuando fueron agredidos.