CHILPANCINGO, Gro., 5 de mayo de 2018.- Integrantes de la organización alemana Pan para el Mundo concluyeron su visita en Guerrero y adelantaron que solicitarán al gobierno de su país y a la Unión Europea que revisen los tratados comerciales y de derechos humanos que firman con el gobierno de México, con la finalidad de que se resuelva el caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

En conferencia en Chilpancingo, la presidenta de la organización, Cornelia Fülkrug Weitzel, consideró que “existe una contradicción entre la teoría y la práctica, y entre Estado de Derecho”.

Señaló que “Pan para el Mundo tiene un prestigio en Alemania bastante alto, somos uno de los organismos de comercio más grandes de Europa, a nuestro gobierno alemán y también en la Unión Europea vamos a comentar nuestras impresiones a ellos. Sobre todo este momento es muy interesante para la Unión Europea, porque en el próximo medio año se trabajará en el acuerdo global México-Unión Europea y en la renovación el contrato”.

También recalcó que a Alemania debería preocuparle tener una relación con un país como México, sobre todo cuando hay casos como el de Ayotzinapa, que dejan ver que no hay leyes contra la desaparición forzada, y no se cumple con la ley de víctimas ni con la ley contra la tortura.

Fülkrug Weitzel dijo que al concluir los dos días de visita en Guerrero quedó claro que la desaparición y la tortura existen en México, y “la delegación está altamente preocupada, por la forma en que se implementan estas leyes. Estamos muy afectados por las dimensiones de la crisis de derechos humanos, sobre todo aquí en Guerrero”.

Agregó que “con gran tristeza hemos escuchado cómo están las personas, sobre todo quienes los apoyan, como las ONGs se les estigmatiza y deshumaniza, y los humillan. El caso Ayotzinapa es emblemático. Ahí se mide cuan serio y cuan consecuente es buscar a los desaparecidos, y con cuánta consecuencia se trabaja en el esclarecimiento y en la búsqueda de los culpables. Quiénes han detenido y quiénes han asesinado a las personas en Iguala”.

Por último manifestó su respaldo al trabajo de las organizaciones no gubernamentales en Guerrero, en particular al Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan, a Servicios y Asesorías para la paz (Serapaz), y al Centro Morelos, los cuales dijo son el único sostén para las víctimas y sus familiares.