¿A juicio?

No fue la guerra que iniciaron ni la plaga que crearon. Fue el juicio. Nadie escapa del pasado. Nadie escapa del juicio.

Lewis Prothero (Personaje de V de Vendetta). Guión de las hermanas Wachowski.

De acuerdo a la Constitución General de la República, a los presidentes se les puede juzgar, exclusivamente por delitos graves y traición a la patria. Aunque actualmente se han detallado los tipos de delitos graves y, por lo tanto, ampliado.

El Senado de la República en el mes de marzo del año pasado, reformó los artículos 108 y 111 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para someter a proceso penal al presidente de la República, no sólo por traición a la patria –como se establece ahora-, sino también por hechos de corrupción y delitos electorales, entre otros, luego que en el pleno fueran discutidas y aprobadas dichas reformas con 111 votos en favor y uno solo en contra.

En tales reformas, fueron incluidos los delitos señalados en el segundo párrafo del artículo 19, que son: delincuencia organizada, homicidio doloso, violación, secuestro, trata de personas, delitos cometidos con medios violentos como armas y explosivos, y delitos graves que determine la ley en contra de la seguridad de la nación, el libre desarrollo de la personalidad y de la salud.

Las modificaciones al capítulo “De las responsabilidades de los servidores públicos, particulares vinculados con faltas administrativas graves o hechos de corrupción, y patrimonial del Estado”, también serán aplicables a los integrantes de ambas Cámaras del Congreso de la Unión.

 En todos los casos se procederá conforme a lo dispuesto en el artículo 111 constitucional, que establece que, para proceder penalmente contra el Presidente, sólo habrá lugar a acusarlo ante la Cámara de Senadores en los términos del artículo 110, referente al juicio político. En este supuesto, el Senado resolverá con base en la legislación penal aplicable. Esto sucedió en marzo de 2019.

Para juzgar un presidente en funciones, debe mediar un proceso de juicio político, desafuero, y posteriormente ejercer acción penal, en caso de que fuera responsable de un delito.

La consulta que está promoviendo el senador Monreal, de juzgar a los expresidentes, es ante todo mediática. Es un poco regresar a las ejecuciones públicas, a la horca y a la quema de brujas de la edad media. Darle al pueblo un poco de diversión y entretenimiento. A la gente común y corriente, le encanta ver caer a losanteriormente poderosos, hay una fascinación enfermiza en cualquier tipo de escándalo, que afecte a figuras públicas, sean políticos, actores, deportistas, si son famosos, todo mundo quiere saber que, les pasa, habrá quien los apoye y quien los ataque, pero todos están interesados en el proceso que se desarrolla en torno a ellos.

La consulta popular, servirá para distraer la atención, de otros temas, posteriormente la SCJN, tendría que determinar la validez constitucional de la consulta. Una ley y sobre todo una reforma constitucional, tiene que pasar por las dos cámaras. No hay forma que se haga de otra manera.

Mientras tanto se debate en las redes sociales, el tema. Los memes se entrecruzan entre todos los bandos, PAN, PRI, PRD, Morena, (no menciono a los partidos pequeños) donde pareciera que la premisa es, poder acusarse y demostrar, quiénes son más corruptos, quien recibió más o menos dinero.

Yo esperaría que ningún expresidente tuviera que ser juzgado, porque si alguien tiene la oportunidad de servir a su patria, a ese nivel, debe de actuar con congruencia. Alguien que jura cumplir y hacer cumplir la Constitución General de la República y las leyes que de ella emanan, no debería actuar en contra de la patria misma. Por decoro.

Este y otros temas, seguramente nos tendrán ocupados durante la semana, mientras tanto hoy suman ya 65,891 muertos por la pandemia. Descansen en paz. Un abrazo a sus familiares y ánimo. Ya saldremos de esto.

Recuerden que solamente Juntos Logramos Generar: Propuestas y Soluciones.

JLG.