CHILPANCINGO, Gro., 19 de febrero de 2020.- El Colectivo de Esposas e Hijos de Desaparecidos y Desplazados de la Guerra Sucia protestaron en el Día del Ejército, afuera de la 35 Zona Militar, para exigir que se abran los archivos secretos y así saber qué fue en realidad lo que sucedió con sus familiares.

Octavio Gervacio Serrano, cuyo padre fue desaparecido, indicó afuera del cuartel que elaboraron un documento con cinco puntos fundamentales que pidieron fuera entregado al secretario de la Defensa Nacional, Crescencio Sandoval González.

“Todos los que estamos aquí somos familiares directos, somos hijos y esposas y algunos desplazados y torturados, a prácticamente 45 años de la desaparición de nuestros familiares, estamos exigiendo justicia y el día de hoy, Día del Ejército, venimos para entregar este documento al general Crescencio Sandoval González”, explicó.

En el primer punto exigen que se den a conocer los archivos secretos del Ejército con relación al terrorismo de estado en el periodo conocido como guerra sucia.

El segundo punto pide que se acepte la responsabilidad institucional de la participación del Ejército en los hechos denunciados.

El tercero pide que les digan qué hicieron con sus familiares desaparecidos de manera forzosa por el Ejército y saber cuál fue su paradero final.

En el cuarto punto urgen señalar a los militares que fueron autores intelectuales y materiales de estos hechos, y entregarlos a la justicia.

Mientras que en el quinto y último solicitan una audiencia, a efecto de dialogar directamente con el secretario de la Defensa Nacional sobre las investigaciones por la desaparición forzada que cometieron efectivos en agravio de sus familiares.

“Estos delitos fueron cometidos por el Estado Mexicano a través del Ejército. Sabemos que estamos aquí solicitando la colaboración para que se dé a conocer la verdad de los hechos. En el régimen sanguinario del PRI, gobierno del 70, sabemos que los mandos no estaban en esa época pero sabemos que el Ejército tiene que ayudar a decir la verdad, es una responsabilidad nacional, institucional y más aún cuando el delito de desaparición forzada no prescribe, es un delito continuo, el estado lo comete momento a momento”, indicó.