ACAPULCO, Gro., 1 de abril de 2020.- El sacerdote Juan Carlos Flores Rivas celebró una misa en lo alto del parque nacional El Veladero, desde donde bendijo al puerto y oró para que “el Señor nos libre de esta pandemia” del Covid 19.

La ceremonia religiosa se llevó a cabo esta mañana en el Cristo Rey de la Paz del cerro El Encinal del ejido de Carabalí, con motivo del 11 aniversario del monumento, pero fue dedicada a los fallecidos por el coronavirus y por los pueblos que sufren de violencia.

En apego a las medidas sanitarias, sólo acudieron el párroco, su asistente y otras tres personas más.

El padre dijo que este día de aniversario del Cristo, se invoca a la Divina Providencia para que además de dar casa, vestido y sustento, también interceda por “todas las personas que han fallecido en esta contingencia, los pueblos que han perdido la paz”, y porque “el Señor nos libre de esta pandemia”.

Después de la breve misa, el sacerdote subió a la piedra más alta y colocó sobre una mesa de madera el Santísimo Sacramento, con la bahía de Acapulco de fondo y pronunció la misma bendición que hizo el Papa Francisco por la pandemia del coronavirus.

Durante la plegaria, Flores Rivas también pidió mantener la fe en Dios a pesar de la crisis que se vive, y aseguró que Él nos pueda salvar, darnos consuelo y esperanza ante la situación actual.

“Te pedimos que nos protejas del flagelo de este virus que se está difundiendo. Sana a los enfermos, protege a los sanos, ayuda a quienes trabajan en bien de la salud de todos. Muéstranos tu rostro lleno de misericordia y sálvanos por tu gran bondad”, expresó.

El padre invocó al Santísimo Sacramento y ofreció una oración por la paz y los problemas de inseguridad de Acapulco.

El Cristo Rey de la Paz fue colocado el 1 de abril de 2009 y cada año se lleva a cabo una misa a la que acuden sus creyentes, pero debido a la emergencia sanitaria del Covid 19, el acto se llevó a cabo de manera privada.