ACAPULCO, Gro., 17 de julio de 2020.- El Congreso del Estado reprobó los actos de violencia por parte de normalistas de Ayotzinapa, quienes irrumpieron en la sede legislativa para hacer destrozos y detonar petardos, lo que puso en riesgo la seguridad de los trabajadores.

En un comunicado, diputados externaron que la protesta “llevada al extremo del vandalismo, no es congruente con la habitual postura de diálogo y respeto” que el Poder Legislativo ha tenido en torno a los movimientos sociales.

Abundaron que este viernes estaba programada una sesión de la Comisión Permanente y, en ningún momento, los manifestantes solicitaron entablar diálogo con los legisladores, por lo cual su irrupción violenta y posterior incendio en el interior del edificio, carece de justificación.

“Entendemos que las investigaciones sobre los hechos de Iguala han tomado un giro diferente, pero dicho asunto está en manos de las instancias federales, no de este Congreso. En diferentes momentos hemos dado muestra de respaldo; inclusive, el año pasado abrimos la tribuna parlamentaria a los padres de normalistas desaparecidos, y se creó, como lo demandaban, una Comisión Especial que da seguimiento al caso”, expusieron.

Reiteraron su disposición al diálogo y al entendimiento; “no dejamos de manifestarnos sensibles con el dolor e incertidumbre de familiares y compañeros de los normalistas desaparecidos, y patentizamos nuestra disposición de colaborar, mediante el diálogo, sin violencia de por medio”.

Añadieron que esta Legislatura se ha caracterizado por su solidaridad con los movimientos sociales, por lo cual es lamentable la respuesta violenta y los destrozos a las instalaciones que son patrimonio del pueblo.

“Guerrero necesita más que nunca que todos los actores políticos y sociales, más allá de nuestras diferencias políticas, trabajemos unidos. Trabajemos por la reconciliación para responder a las aspiraciones y necesidades de las y los guerrerenses. Unidos lograremos mejores resultados”, finalizaron.